Naturaleza, historia, leyendas y lugares de nuestra tierra.

........................

........................
Nuestro NORTE es tu SUR.
_

Gracias a tu contribución, podremos trabajar más para acercarte a Mi Uruguay

Búsqueda Temática

ATENCIÓN:


Mi Uruguay procura poner al alcance de sus lectores material de fomento y expansión de la historia e identidad cultural uruguaya.



Ante la era digital y el inmenso flujo que circula a través de internet, los artículos de sus trabajos se centran principalmente en la compilación desde fuentes eléctrónicas.



En el caso de los fragmentos de terceros que pudieren encontrarse, son de acceso previo a través de la WEB y se limitan a tramos menores de obras mayores, orientándose a la exposición y difusión de sus autores o canales de origen y a la promoción de sus totalidades mediante la cita de fuentes y/o mención de los sitios de donde el material fue recogido.



Nuestra guía es el respeto de sus derechos. Por tanto, si usted es propietario de cualquier segmento que haya sido incluído y desea sea retirado del sitio, rogamos nos lo haga inmediatamente saber a: info@miuruguay.com y correo@miuruguay.tk



Con gusto y total privacidad lo suprimiremos a la brevedad.




Se ha producido un error en este gadget.

el número de uruguay que necesitas:

jueves, 7 de mayo de 2015

Cotorras Uruguayas por el Mundo


La vuelta olímpica, el candombe y el SUN son algunas de las cosas que Uruguay le dio al mundo. Ahora parece que también es la cuna de una conquista mundial de la cotorra monje (Myiopsitta monachus). Este pajarito verde no solo es uno de los que mejor “hablan”, sino que también es una de las aves más invasivas y molestas.

Así lo determinó un estudio publicado por la revista científica Molecular Ecology, en la que se informa que las aves que actualmente pueblan en grandes cantidades Europa y América del Norte se originaron en una franja específica de su territorio original (que abarca Bolivia, Brasil, Paraguay, Argentina y Uruguay), que está localizada en territorio uruguayo.

El estudio, realizado por investigadores de instituciones españolas, canadienses, australianas y estadounidenses, establece que desde este territorio (donde son plaga nacional) se expandieron hacia el resto del mundo durante las décadas de 1960 y 1970, principalmente como mascotas.
Uruguay exportador

De hecho, se detalla que “Uruguay ha sido el mayor exportador de cotorras monje del mundo desde 1980 en adelante”. Este dato corrobora la conclusión basada en estudios genéticos de las poblaciones del hemisferio norte y aquellas nacidas en tierras charrúas.

Liberadas por accidente o a propósito por sus dueños, conformaron comunidades en el hemisferio norte. Las más grandes están en Estados como Texas y Florida (en ese último también se teme que se conviertan en plaga por su riesgo para los cultivos de cítricos) y en grandes ciudades, como Chicago y Nueva York.

Esos animales también son un riesgo cuando forman sus nidos sobre cables eléctricos, lo que puede generar cortes de energía.

El análisis del camino recorrido por las bandadas de cotorras invasoras surge con la intención de conocer más sobre esos pájaros, para tener una mayor chance de éxito en caso de que se produzca la temida invasión.

El estudio establece además que las poblaciones nativas (que nacieron en el hemisferio norte) tienen una mayor diversidad genética que aquellas que llegaron a esos lugares como “invasoras”.

Eso representa un cambio con respecto a lo habitual, ya que una mayor diversidad genética representa mayores chances de supervivencia, debido a que la mayor variedad de genes favorece los procesos de selección natural que permiten que una especie se adapte mejor a un nuevo territorio.

miércoles, 10 de septiembre de 2014

10/09/14: Centenario de la Muerte de Delmira Agustini

La poeta uruguaya Delmira Agustini. / BIBLIOTECA NACIONAL DE URUGUAY

Los cien años de la muerte de la poeta Delmira Agustini, asesinada por su exmarido, reabren el debate sobre el feminismo y la violencia doméstica en Uruguay. La autora de Los cálices vacíos es una de las fundadoras de la tradición más rica y singular de mujeres poetas de América Latina.

Rubén Darío, máximo exponente del Modernismo, fue su amigo personal y en el prólogo de una de sus obras la declaraba continuadora de Santa Teresa de Jesús por "la irrupción de su voz femenina" en las letras españolas de ese 1900. Pero nada más alejado de la santa española que Delmira Agustini, poeta de lo erótico, niña precoz de una familia adinerada de Montevideo, personaje absolutamente libertario que selló su desgracia con un matrimonio malogrado. 

Agustini es también el producto de algo que se estaba fraguando en la América Latina de principios del siglo XX, un nuevo mundo.

Para el Secretario de la Academia Nacional de las Letras de Uruguay, Ricardo Pallares, las poetas uruguayas son "una anticipación de los movimientos de emancipación de la mujer de principios del siglo XX, fenómeno que se vincula indisolublemente con el carácter aluvional de la llegada de inmigrantes europeos. Esa población encontró en el Río de la Plata un ambiente de tolerancia, y esto produjo una conducta permisiva de la burguesía y de las clases intelectuales".

Delmira Agustini se casó en 1913 con dudas, como revela su correspondencia con Rubén Darío ("internaré mi neurastenia para lanzarme al abismo medroso del matrimonio") En 1914 decidió divorciarse amparada por la primera ley de divorcio de toda América Latina (votada en 1913). Ese mismo año fue asesinada de dos disparos por su ex marido, que se suicidó después. La fotos de la escena del crimen tomadas por la policía técnica todavía causan horror. Hasta el día de hoy los estudiosos analizan los hechos y debaten sobre si hubo o no asesinato, mientras desde su obra Agustini declara: "Yo muero extrañamente... No me mata la Vida".


Imagen de la Generación del 45 en Uruguay, figuran entre otros, Benedetti, Idea Vilariño, Amanda Berenguer y en el centro, Juan Ramón Jiménez. / BIBLIOTECA NACIONAL DE URUGUAY



Pallares descarta cualquier paralelo entre el final trágico de la poeta y la violencia de género que en Uruguay causa la muerte de una mujer cada nueve días. Por su parte, las feministas y las poetas uruguayas de hoy consideran el crimen que sesgó la vida de Agustini como el prototipo de la violencia machista.

En todo caso, todos coinciden en que Agustini y otra gran poeta de la época, María Eugenia Vaz Ferreira, iniciaron una "genealogía" de autoras uruguayas. Con su claro liderazgo, estas mujeres ocupan el mismo lugar (inmenso) que tiene la poesía en aquella época. En 1938 otra gran autora, Juana de Ibarburú, invitó a Montevideo a la chilena Gabriela Mistral (Premio Nobel de Literatura en 1945) y una lectura pública de sus versos fue retransmitida en directo por la radio y seguida con fervor por miles de personas.

A mediados de siglo siguieron apareciendo mujeres en la poesía, como Susana Soca, Esther de Cáceres o Clara Silva, y en 1945 surgió la generación más completa de autores uruguayos, con escritores como Juan Carlos Onetti y Mario Benedetti. Nuevamente, se destacaron poetas como Idea Vilariño, Amanda Berenguer o Ida Vitale.

"Si hay que buscar una característica común de las poetas uruguayas ésta sería su intransigencia, ese no ceder a la facilidad, a la tentación de decir. Todas tienen una cosa muy tensa con el lenguaje", dice Silvia Guerra, poeta de 53 años.

Idea Vilariño continuó con estilo propio la temática erótica de Delmira Agustini, aunque su obra ha sido calificada como una poesía del amor. La bella mujer que fuera amante de Onetti era discreta, casi secreta, y durante años se negó a promocionar o dar a conocer su obra. Compartía con Onetti el pesimismo; de su pasión y de su ruptura nacieron versos muy conocidos en Uruguay: "Ya no será, ya no, no viviré contigo, no criaré a tu hijo, no coseré tu ropa".

Los poemas de Vilariño sorprenden por su modernidad, a veces con versos que podrían ser resumidos en un mensaje de texto o en un Tweet sin perder un ápice de su fuerza o belleza. En este aspecto se destaca Amanda Berenguer, menos conocida que Vilariño pero reverenciada por los críticos. Atea militante, Berenguer es la referencia absoluta en poesía experimental y trabaja constantemente el tema del paso del tiempo. Los amaneceres del Rio de la Plata, las frutas, los objetos de la modernidad componen una obra casi ausente de las librerías uruguayas pero luminosa: "Navío nictálope asumes el tríptico ilusorio/como una estrella presente pasada y futura".

Los años de la dictadura (1973-1985) y el declive económico del país no detuvieron el flujo incesante de mujeres poetas, con la generación de los 60 integrada por Nancy Bacelo, Marosa di Giorgio o Circe Maia, entre otras. Muchas de ellas mostraron un claro compromiso militante, como Circe Maia, de 82 años, que relata en uno de sus poemas los viajes para visitar a su marido preso durante la dictadura. La tradición continúa en nuestros días, con autoras que surgen y mantienen una constante producción.

Fuente: El País (España)

jueves, 6 de marzo de 2014

Aves Uruguayas: La Urraca



Uno de los pájaros mayores de Uruguay: la Urraca Común - foto: Claudio Girotto
Las urracas están emparentadas con los populares cuervos del hemisferio norte, los pájaros más grandes del mundo, de los que cabe acotar no existen en nuestro país, ya que los así mal llamados son en realidad buitres.

La Urraca Común (Cyanocorax Chrysops) es un ave hermosa, astuta, muy ágil en el manejo de sus patas y rápida para tomar su alimento y volver volando a una rama, ya que es difícil verla comer en el suelo. Prácticamente comen de todo: insectos, semillas, frutos, pichones de otras aves, pequeños reptiles o mamíferos.

Éstas aves no presentan dimorfismo sexual, lo que no permite distinguir machos de hembras. Incluso emiten sonidos similares, y un dato importante: son buenas imitadoras de otras aves. Su llamada de voz es aguda, a veces metálica, de trémulos píos ventrílocuos, a veces muy fuertes. Además también son capaces de imitar voces de otros animales.

Esopo ya en sus fábulas distinguía a este tipo de aves por su astucia y picardía.

Son pájaros grandes y relativamente confiados. Miden aproximadamente 34 centímetros. Son inconfundibles por lo sugestivos: de corona y copete negro aterciopelado, enseguida llaman la atención por una mancha celeste brillante en la nuca y sobre los ojos, a modo de cejas.

El pecho superior y el dorso es de color negro-azulado, mientras que pecho inferior y vientre son amarillos cremosos. Habita mayormente quebradas y montes ribereños.

De comportamiento conspicuo, llamativo y descarado, cambian continuamente de percha, buscando su alimento en los niveles medios del bosque. Se mueven usualmente en pequeñas y errantes bandadas bulliciosas de hasta 15 ejemplares, a veces acercándose a las casas campestres en busca de alimento.


Sin dudas, la urraca más expresiva que hemos visto fotografiada - L Marcio Ramalho


Estos córvidos presentes en buena parte de Sudamérica, son residentes comunes al norte del Río Negro, más aún hacia el litoral; pero también se las encuentran en Soriano, Flores, Florida, Durazno, Treinta y Tres y Cerro Largo.

Nidifican en primavera. Su postura es de 2 a 8 huevos que ponen sobre nidos muy sencillos, plataformas de hojas y palitos, ocultos en densa vegetación.

Más información sobre aves uruguayas: “El País de los Pájaros Pintados” de Gabriel Rocha, 3 tomos (ed. Banda Oriental); “Aves del Uruguay” de Adrián B.Azpiroz (ed. Graphis), disponibles en librerías.


lunes, 24 de febrero de 2014

Carlos Páez Vilaró (1/11/1923 - 24/2/2014)


Carlos Páez Vilaró con C1080, 14 de febrero de 2014 (Claudio Guido)


Carlos Páez Vilaró (Montevideo, 1 de noviembre de 1923 - Punta Ballena, 24 de febrero de 2014) fue un pintor, ceramista, escultor, muralista, escritor, compositor y constructor uruguayo.

Con 18 años viajó a Buenos Aires en 1941, para trabajar en una fábrica de fósforos y luego en el sector de las artes gráficas. A los 20 años regresó a Montevideo donde, impactado por las comparsas de los barrios Sur y Palermo, y por el conventillo Mediomundo, se vinculó a la comunidad afrouruguaya y comenzó a colaborar en la preparación del desfile de llamadas, interiorizándose en el folclore negro. A partir de este acercamiento realizó varias obras pictóricas mostrando distintos aspectos de la cultura y de la vida cotidiano del afrouruguayo: llamadas, bailes, religiosidad, casamientos, nacimientos, velorios, etc.

Gracias al contacto con escritores, músicos e investigadores como Ildefonso Pereda Valdés, Paulo de Carvalho Neto, Jorge Amado y Vinicius de Moraes publicó libros como La casa del negro, Bahía, Mediomundo y Candango. Profundizó sus investigaciones sobre la cultura afrodescendiente desde Salvador de Bahía y cada uno de los países americanos donde está presente (Colombia, Venezuela, Panamá, República Dominicana, Haití, etc.) a los países del África subsahariana. Colaboró con Albert Schweitzer en el leprosario de Lambaréné.

Entre varias ocupaciones, fue columnista de la revista semanal Caras y Caretas.

Se casó en 1955 con Madelón Rodríguez Gómez y se divorció en 1961. Tuvo seis hijos: Carlos Miguel (tenía 18 años cuando en 1972 formó parte del milagro de los Andes y fue el menor de los sobrevivientes, cumpliendo 19 años en la cordillera, Mercedes, Agó, Sebastián, Florencio y Alejandro (los tres últimos, de su actual esposa, Annette Deussen).

Además de la pintura incursionó en el cine en 1967, como coguionista de la película Batouk, dirigida por Jean-Jacques Manigot, largometraje de 35 mm en color de 65 minutos de duración. Los coguionistas fueron Aimé Césaire y Leopold Sedar Senghor que aportaron poemas. La película participó del Festival de Cannes de 1967.

En la Revista Life, 1964
El 14 de febrero de este año, hace apenas 10 días, había estado presente en el desfile de llamadas 2014, donde su comparsa, C1080, resultó ganadora. Carlos se despidió así con un nuevo sueño cumplido.

Hasta su fallecimiento en el día de hoy, vivió y trabajó en Casapueblo, ubicada en Punta Ballena, a 13 km de Punta del Este, Uruguay.

"Páez Vilaró venía con una insuficiencia cardíaca severa, su corazón estaba muy mal, tenía las aurículas dilatadas y luchó hasta el final", afirmó a EFE su secretaria personal, María Dezuliari.

"Estaba en la cama, se había levantado y se había vuelto a acostar. Acababa de hablar por teléfono con su médico", relató.

"Se fue a pintar al cielo esta mañana" rezaba un cartel adherido a la entrada de Casapueblo horas después.

"Despidiéndose" - (Iván Franco - EFE) 
Fuentes: WIKIPEDIA, EFE y otras.



jueves, 24 de diciembre de 2009

Pueblo Belén

Calle al Puerto - Foto: Panoramio - FabrixAR

Pueblo Belén se encuentra emplazado en el departamento de Salto. Su población, de acuerdo a los datos del censo de 2004, ronda los 2.000 habitantes. Junto con Constitución, fueron las dos grandes poblaciones afectadas por el embalse generado tras la construcción de la Represa de Salto Grande.

El lago artificial de esta represa, provocó la desaparición o anegamiento en 1979 de vastas áreas de la cuenca del Río Uruguay Medio, incluyendo bosques e islas e induciendo el traslado de poblaciones: fueron inundadas parte de la ciudad de Federación en la rivera argentina, parte de Constitución en el margen uruguayo (que había sido jerarquizado como Villa en 1977, en los 125 años de su fundación) y el pueblo de Belén.

En nuestro país un total de 8000 personas debieron ser realojadas. Más de 450 kilómetros cuadrados se vieron anegados; hoy, el extremo norte del embalse linda casi con Bella Unión. El trauma social fue quizás mayormente padecido por Constitución, que quedó desde entonces separada al eje de integración de la Ruta 3 por unos 12 kilómetros.

Atardecer en el Río Uruguay - Foto: Panoramio - Agustin Tejeira Barchi

Un Poco de Historia El 2 de Enero de 1800 el Virrey Avilés encomendó al Capitán de Blandengues Jorge Pacheco, la fundación de un pueblo para contener a los indígenas y ofrecer tierras a personas ociosas o que no dispusieran de bienes.

La población debería erigirse en las cabeceras del Río Arapey con el nombre de Belén, poniéndola bajo el patrocinio de la Santísima Virgen María.

El 2 de Febrero el Virrey autorizó a Pacheco a utilizar el uso de la fuerza para trasladar a los futuros pobladores de Belén, con vecinos trasladados de los pueblos de Las Víboras, Espinillo, Santo Domingo Soriano y Paysandú.

En Febrero de 1801 partió la expedición desde Paysandú en dirección Norte. Al llegar al arroyo Yacuy, once familias huyeron de sus custodias.

El 14 de Marzo llegaron a las tierras donde se levantaría la nueva población, Nuestra Señora de Belén, cuyos trabajos primarios, incluyendo dos fortines para protegerse de los ataques indígenas, quedaron finalizados antes de dos meses.

No transcurrido un mes, el 11 de Abril, un malón de indios incendió los campos adyacentes a la pequeña Villa tomando fuego una parte del Pueblo.

Hacia 1809, según el Comandante de Belén Vicente Baliñas, sólo se contaba con medio centenar de milicianos para controlar la jurisdicción. La desamparada población de Belén fue la primera en dar un grito de insurrección. En ese año, los albores del movimiento independentista americano se proyectaron sobre Belén desembocando en el "Grito de Belén", que habría sido el primer grito de libertad emitido por criollos y que resonó en todo el ámbito de la campaña. Junto a este episodio señero, un nombre: Francisco Reduello.

En 1811, Bartolomé Mitre escribía: “Al mismo tiempo que el armamento naval de la Junta era deshecho en las aguas del Paraná, una parte de la Banda Oriental se insurreccionaba espontáneamente, levantando la bandera de la revolución”. Artigas estableció allí su cuartel general para detener el avance portugués.

Posteriormente, estando ya la villa ocupada por dicho ejército portugués, en 1821, arribó a Belén el viajero Francés Saint Hilaire. En su diario, describió el primer emplazamiento de la villa, mencionando que el mismo había sido incendiado durante una de las retiradas de Artigas y detalló el nuevo emplazamiento donde la reconstruyeron los portugueses. En la década de 1840, durante la retirada de la batalla de Cagancha, Belén es arrasado y una vez más incendiado completamente.

La tercera fundación data de 1867, y dio origen al Belén actual, en terrenos coincidentes con los de la fundación portuguesa. La comandancia de la Villa quedó en aquel entonces a cargo del Gral. Gregorio Castro.

fuentes: Barrios Pintos, Historia de los Pueblos Orientales, tomo II año 2000 Setembrino Pereda, El Belén Uruguayo Histórico, año 1923.- Leonel Cabrera, Carmen Curbelo: Proyecto Belén http://www.correo.com.uy/index.asp?codpag=detProd&smen=filatelia&idp=590&s=1

martes, 22 de diciembre de 2009

Una Playa Sobre Cerros: Balneario Iporá

Un espejo de agua contorneado por variados paisajes: el Balneario Iporá Foto: Panoramio - Joanhny

El Balneario Iporá, situado entre cerros a 7 kilómetros de la ciudad de Tacuarembó (Uruguay), conforma un complejo en el que se han creado entre otras cosas, dos lagos artificiales, una pileta de natación, zona de camping, paradores, un barrio residencial y un segundo parque, el “Presidente General Manuel Oribe”. Las aguas del lago se pueden disfrutar desde playas sus playas de tosca, o desde sus prados o montes que llegan hasta la misma orilla.

El proceso de construcción del balneario y del lago central, entre 1950 y 1968, se gestó como un emprendimiento de propiedad privada en la mente de Felipe Albornoz, gerente de la sucursal local del Banco de Casupá, quien hizo parcelar la zona y organizó la venta de terrenos en Tacuarembó.

Precisamente, a mediados de la década de los años 50, Felipe M. Albornoz da Costa, ideólogo y propulsor de la obra, junto a su familia, se radicaron en Tacuarembó brindándose por entero a cimentar el desarrollo empresarial y además social.

En 1963 se daba a la población de Tacuarembó las primeras referencias de lo que sería este importante complejo balneario, turístico y deportivo ubicado en el Centro Norte de nuestro país.

El predio inicial, compuesto por unas 200 hectáreas, había sido inicialmente forestado con unos 500.000 eucaliptus por industriales italianos. Fue posteriormente vendido a otros inversores y finalmente comprado por Albornoz.

Pero al momento de la explotación de la madera, el mal estado del camino hacía que el negocio no cerrara. Así, parado en la cima del cerro en donde se encuentran hoy la piscina y el parador, miraba en su entorno las atractivas serranías, los campos y las arboledas, y la ciudad “ahí abajo”, allí nomás, casi dejándose acariciar.

Las circunstancias estaban dadas para construir allí un centro de esparcimiento y descanso para la población de Tacuarembó, salvo por un mínimo detalle para un balneario con playas: la falta de agua.

Dos detalles impedían la formación del lago: la falta de embalsamiento y la ausencia de un aporte de agua Foto: Panoramio - Claudia Beltrán

Pero todas las demás condiciones estaban dadas, y la gestación de Iporá comenzó.

Estudios hidrológicos mediante, se inició la perforación de un pozo semisurgente. Llegado a los 96 metros de profundidad, mediante bomba de inmersión se logró una extracción de un caudal permanente de 6.200 litros por hora. Un generador suministraba la energía eléctrica.

En forma casi simultánea, se inició la construcción del característico parador hexagonal de paredes totalmente vidriadas y la de una piscina de medidas olímpicas en forma de "L". La escasez de maquinaria era suplantada por abundante mano de obra y la acción se realizaba en forma muy dinámica y entusiasta.

Hacia mediados de los años 1970 buena parte de los integrantes de la Asociación de Propietarios -que había quedado a cargo de los bienes comunes del balneario- se encontraba detenida a consecuencia de la dictadura. Dicha Asociación no pudo afrontar los gastos, por lo cual el municipio de Tacuarembó se hizo cargo, pasando los bienes comunes a propiedad estatal.

A lo largo del perímetro del espejo de agua se suceden paisajes totalmente diferentes foto: Panoramio - Daniela Larbanois

El nombre Iporá había sido propuesto por Carlos Raúl Ríos en concurso abierto, cuyo premio era –ni más, ni menos- uno de los terrenos del fraccionamiento original. Iporá es el nombre de una ciudad brasileña del estado de Paraná; significa "agua hermosa", aunque hay quienes conjeturan que procediendo del guaraní, debió haberse escrito “Yporá”.

El lago se hizo realidad cuando el intendente de la época, Norberto Bernachín, tomó con gran entusiasmo la obra, disponiendo que mediante el empleo de maquinaria pesada, se procediera a utilizar rocas de un cerro allí existente como material de compactación para cimentar el imprescindible terraplén de contención de aguas del lago, un embalse de más de 13 hectáreas que se habilitaría para baños y pesca, procurando en sus orillas espacios de playa, de rocas, de ramblas, montes de pinos y eucaliptos.

El movimiento de tierras y rocas superó los 150.000 metros cúbicos; cuando se registran lluvias torrenciales, el agua que excede el almacenamiento se evacua en forma natural por un escape que irriga ondonadas del lugar.

El ideólogo del balneario miraba lo que se estaba haciendo y visualizaba lo que se podía aún hacer. Así fue que contrató al ingeniero agrónomo Pablo Briz Araújo para diseñar el enjardinado con plantas de gran colorido y arbustos que una vez crecidos no obstaculizaran ni la vista general del lago, ni del cielo y ni el verde intenso de las serranías del lugar.

Canteros con hortensias multicolores, palmeras de jardín, espumillas y los jardines de las viviendas que se han construido, otorgan cada vez más la belleza que se pretendía lograr.

La zona de camping puede alojar unas 200 carpas y cuenta con baterías de baños con agua caliente, churrasqueras, canchas deportivas y un pequeño parque infantil.

Un camino asfaltado une los siete kilómetros que separan Iporá de la capital, lo que estimula a que casi 100 familias tengan allí su residencia permanente.

En un predio lindero de 600 hectáreas se erige el Parque Oribe, con otro lago artificial de 37 hectáreas, en el que se practican deportes náuticos. Dadas las características onduladas del terreno, se estudia cuidadosamente la forestación, investigándose que variedades y en que zona se plantarán para que surtan el efecto y los resultados deseados.

Iporá es otro buen ejemplo de modificación positiva de la naturaleza en manos del hombre Foto: Panoramio - Rodastor

Esta enorme extensión de tierra trocada en parque, luce variedad de especies y cuenta con un vivero propio instalado en el mismo predio.

Compilación LDI Fuentes: Wikipedia; www.uruguay.enelmundo.com.uy; www.tacuy.com.uy; http://arte-cultura-del-uruguay.blogspot.com; http://arte-cultura-del-uruguay.blogspot.com

sábado, 19 de diciembre de 2009

Represa de Palmar: Aniversario de una Inauguración Frustrada

Vista aérea del Río Negro, en su embalse de la Represa de Palmar

La planificación de esta represa fue de larga data; Después de 1904 comenzaron en el país los primeros estudios para la utilización de los ríos Negro, Uruguay y Queguay para generación de energía eléctrica. Las investigaciones preliminares del ingeniero Víctor Sudriers para el aprovechamiento del Río Negro, derivarían en la construcción sucesiva de las represas de Rincón del Bonete, Baygorria y Palmar, pues postularon la mayor factibilidad económica del aprovechamiento hidroeléctrico del Río Negro, debido a su caudal, a la mayor proximidad a los principales centros de consumo, a la posibilidad de aprovechar en varias represas el desnivel total de 140 m desde su nacimiento hasta la desembocadura y a tratarse de un río de plena soberanía. La Represa de Paso Palmar, también conocida como Represa Constitución entre 1973 y 1985, está situada en el curso del Río Negro, entre los departamentos de Río Negro y Soriano. Allí un embalse de 320 kilómetros cuadrados (a cota completa de 40 metros) abastece a una central hidroeléctrica, construida entre 1977 y 1982. Fue formalmente inaugurada el 22 de diciembre de 1981 para cumplir con los cronogramas preestablecidos, pero a raíz de fallas serias en su primer usina generadora, comenzó a generar recién en el segundo semestre de 1982. Está equipada con tres turbinas de tipo Kaplan, que a máxima potencia (con un salto de agua de 28,15 metros) generan cada una 111 MW/Hora, lo que las convierte en el principal grupo generador instalado en el Río Negro.

La Represa de Palmar

A la Represa y al Pueblo de Palmar, puede accederse desde el sur a través de la Ruta 14 o desde el norte por la Ruta 55 que pasa por sobre la represa, uniendo los departamento de Soriano y Río Negro. Palmar se ubica a 72 kilómetros de Mercedes. El río Negro nace en el estado de Río Grande del Sur, unos 50 kilómetros al norte de la frontera uruguaya. Tiene una extensión de 850 km y un desnivel total de 140 m siendo sus afluentes más importantes por margen izquierda el Río Yí y el Arroyo Grande y por margen derecha el Río Tacuarembó y el Arroyo Salsipuedes. En torno al lago existe un parque forestado con gran variedad de especies autóctonas y foráneas que brinda una zona de camping con todos los servicios.

Represa de Palmar - Panoramio - PaBLiTo

El interés primordial es la visita de la represa, contándose con servicios a cargo de la Intendencia de Soriano. Se cuenta con hotel, bungalows y camping, todo en torno al Parador Municipal. El parador tiene piscina, hay moteles con aire acondicionado, casas a disposición de los visitantes y policlínica. Es un apacible centro turístico, apto para la realización de congresos y seminarios, que sorprende por su paisaje y por sus posibilidades, por ejemplo deportes náuticos y pesca, especialmente la del dorado en el verano. Fuentes: Enciclopedia libre Wikipedia, UTE, http://www.sorianototal.com/Palmar/RepresaPalmarSorianoUruguay.htm http://www.larepublica.com.uy/comunidad/162075-inauguracion-de-la-central-hidroelectrica-de-palmar-icono-del-fraude-en-los-80

jueves, 17 de diciembre de 2009

70 Años de la Voladura del Graf Spee frente a Montevideo
Última Parte

El final del Graf Spee, hoy hace 70 años, a las 19.55 del 17 de diciembre de 1939

El 17 de diciembre, el Admiral Graf Spee zarpó poco después de las 18:00, apenas dos horas antes de que expirase el plazo acordado por el gobierno uruguayo.

Graf Spee frente al Cerro de Montevideo, con camuflaje de ondas en la flotación

El buque levó anclas. La nave avanzó lentamente por el estrecho canal en dirección a alta mar seguida de cerca por el carguero Tacoma (el cual había escapado del puerto del Montevideo contraviniendo órdenes del Comando Naval de Uruguay). Fondeó a escasa distancia, a menos de cinco millas de la costa Luego aparecieron dos remolcadores que provenían de Buenos Aires. Una serie de embarcaciones menores iban y venían del acorazado al Tacoma, transportando a la tripulación, de más de 1.000 hombres. Más de medio millar de tripulantes fueron trasladados a Buenos Aires y otra parte a Montevideo, en el propio buque mercante Tacoma, refugiado en el puerto uruguayo desde el comienzo de las hostilidades.

Aguardaban las naves británicas. Los espectadores del muelle y la rambla de Montevideo esperaban asistir -de lejos y sintiéndose a salvo, desde luego- al raro espectáculo de un combate naval...

A las 19:55, cinco minutos antes de vencer los plazos, una enorme columna de llamas y fragmentos dispersos brotó repentinamente del Admiral Graf Spee. Al cabo de unos segundos, desde la costa se escuchó una fuerte explosión. El Graf Spee había sido volado: los alemanes habían hundido su buque.

Tanto en Buenos Aires como en Montevideo, unos 200 oficiales fueron dejados en libertad y se fugaron a Alemania, donde reingresaron en la Marina Alemana, mientras que los marineros fueron internados en cuarteles militares rioplatenses.

La imposibilidad de asegurarles residencia en Montevideo, motivó que el Poder Ejecutivo en 1942, (efectivizado en 1943) dispusiera el traslado a Sarandí del Yí (al Cuartel del Paso del Rey) de 96 marineros de la tripulación del "Graf Spee" y del "Tacoma", también buque alemán; designándose a efectivos de la Región Militar II para vigilarlos. Allí permanecieron hasta su traslado a Montevideo y repatriación a Alemania en 1946.

Numerosos objetos pertenecientes al Graf Spee se encuentran en el museo del Cuartel Paso del Rey en Sarandí del Yí, en el Departamento de Durazno en Uruguay.

De acuerdo a las instrucciones de Raeder en su última comunicación a Langsdorff, el buque había sido destruido completamente. Previamente el capitán de navío Hans Langsdorff había preparado cuidadosamente el paso de su tripulación a Buenos Aires, donde iba a ser internada. El 19 de diciembre, allí volvió a dirigirse a sus hombres y terminó diciendo:

“La opinión pública discutirá seguramente durante mucho tiempo a fin de averiguar si estábamos equivocados o teníamos razón de destruir nuestro buque, si no hubiera sido más heroico ofrecer de nuevo combate al enemigo y que éste acabara con la muerte de los marinos. Lo habríamos hecho sin murmurar una sola palabra y con alegría. Por mi parte facilitaré la prueba de que eso no ha ocurrido por falta de valor personal”

Los hombres del Admiral Graf Spee no comprendieron sus palabras hasta el día siguiente, 20 de diciembre, en que se encontró al capitán de navío Hans Langsdorff muerto en su habitación del Hotel de Inmigrantes en Buenos Aires.

Se había envuelto en la bandera alemana y suicidado de un tiro de pistola en la cabeza. Con anterioridad había escrito una carta, dirigida al embajador de Alemania en Buenos Aires, que dice:

“Excelencia: Después de haber luchado largo tiempo, he tomado la grave decisión de hundir el acorazado Admiral Graf Spee a fin de que no caiga en manos del enemigo. Estoy convencido de que, en estas circunstancias, no me quedaba otra resolución que tomar después de haber conducido mi buque a la trampa de Montevideo.”

“En efecto, toda tentativa para abrir un camino hacia alta mar estaba condenada al fracaso a causa de las pocas municiones que me quedaban. Una vez agotadas esas municiones, sólo en aguas profundas podía hundir el buque a fin de impedir que el enemigo se apoderara de él. Antes de exponer mi navío a caer parcial o totalmente en manos del enemigo, después de haberse batido bravamente, he decidido no combatir, sino destruir su material y hundirlo...”

“Desde un principio he aceptado afrontar las consecuencias que implicaba mi resolución. Para un comandante que tiene sentido del honor, se sobreentiende que su suerte personal no puede separarse de la de su navío... Ya no podré participar activamente en la lucha que libra actualmente mi país. Sólo puedo probar con mi muerte que los marinos del Tercer Reich están dispuestos a sacrificar su vida por el honor de su bandera. A mí sólo corresponde la responsabilidad del hundimiento del acorazado Admiral Graf Spee. Soy feliz al pagar con mi vida cualquier reproche que pudiera formularse contra el honor de nuestra Marina. Me enfrento con mi destino conservando mi fe intacta en la causa y el porvenir de mi Patria y de mi Führer.”

“Dirijo esta carta a Vuestra Excelencia en la calma de la tarde, después de haber reflexionado tranquilamente, para que usted pueda informar a mis superiores y, si es necesario, desmentir los rumores públicos.”

Capitán de navío Langsdorff Comandante del acorazado Admiral Graf Spee

Los marinos alemanes fueron internados y pocos fueron los que escaparon y volvieron a su patria en guerra. La mayoría fueron poco a poco asimilándose a la comunidad casándose con argentinas o uruguayas y dejando una amplia descendencia.

En el año 1943 un grupo de 350 marinos integrantes de la tripulación del acorazado Admiral Graf Spee fueron enviados por la Marina Argentina al ex Club Hotel para su internación bajo la vigilancia del Regimiento V de Infantería Argentina, su estadía duró 2 años hasta mediados de 1945.

El Graf Spee en la actualidad.

En 1997, uno de los cañones secundarios del Admiral Graf Spee de 150 mm fue rescatado, reparado y está expuesto en la actualidad en un predio del Museo Naval de Uruguay en Montevideo.

En febrero de 2004, un equipo de rescate uruguayo dirigido por el investigador Héctor Bado y asesorado por el doctor en arqueología de la Universidad de Oxford Mensun Bound, empezó a trabajar en los restos del Admiral Graf Spee.

La operación fue financiada parcialmente por el gobierno uruguayo (junto con una serie de empresas, alguna de ellas alemana), puesto que el casco, profundamente hundido en el fango, está a apenas 8 metros de profundidad, constituyendo un peligro para la navegación. El 25 de febrero de ese año se extrajo la primera pieza de tamaño significativo, el dispositivo de puntería del buque: un telémetro de 27 toneladas.

Se ha estudiado rescatar el casco mediante el sistema de piscina, una empresa cuyo costo se estima en más de 30 millones de euros. Muchos veteranos alemanes no aprueban este intento de reflotación, considerando que el pecio es una tumba marina (aunque no hubo marinos que se hundieran con el) y un monumento histórico submarino que debe ser respetado.

Uno de ellos, Hans Eupel, antiguo mecánico especialista en torpedos, con 87 años en 2005, añadió que el intento "... era una locura, demasiado caro y sin sentido. También dijo que era peligroso, ya que una de las tres cargas explosivas que habían colocado no había explotado". Aunque se rumorea que las versiones sobre explosivos activos esparcidas por sobrevivientes son una forma de frenar la extracción de la nave naufragada.

El Gran Águila.

El régimen nazi colocaba en la popa de sus barcos de guerra un águila imperial que con sus garras sujetaba la cruz esvástica como símbolo de su lucha y poder. Pero como Adolf Hitler no estaba dispuesto a que sus enemigos pudieran usarlas como trofeos de guerra al capturar a alguno de sus buques, en 1940 decidió que fueran retiradas.

En diciembre de 2005, el equipo de buzos logró ubicar el águila de bronce, pero para transmitir su hallazgo se esperó poder terminar el complejo trabajo de sacar 145 tornillos para despegar la pieza del barco. El 10 de febrero sacaron del río el imponente mascarón de proa; una imponente águila imperial de 400 kilogramos de peso y de dos metros de altura por 2,6 de ancho que con sus garras sujetaba la cruz esvástica. Para evitar molestias de la colectividad judía, al exponerla, se cubrió la esvástica con una lona.

Pero luego de que el propio presidente del Comité Israelita del Uruguay, expresara que era conveniente exponer la pieza sin censura sobre sus símbolos, los que pasaron a verla pudieron verla en su totalidad, apenas velada por un cristal sombreado.

Según la ley uruguaya, la mitad de los beneficios obtenidos de rescates pertenecen al Estado uruguayo y la otra mitad al rescatista; no obstante, el estado uruguayo puede impedir la salida del país si la considera parte del patrimonio nacional.

El último sobreviviente del buque Graf Spee, Gustav Friedrich Adolph Quick, falleció en Montevideo en 2007, a sus 89 años, donde vivía con su familia. Esta decidió sepultarlo en el cementerio británico, y no en el Cementerio del Norte, donde están las tumbas del medio centenar de tripulantes del Graf Spee muertos en Uruguay.