Naturaleza, historia, leyendas y lugares de nuestra tierra.

........................

........................
Nuestro NORTE es tu SUR.
_

Gracias a tu contribución, podremos trabajar más para acercarte a Mi Uruguay

Búsqueda Temática

ATENCIÓN:


Mi Uruguay procura poner al alcance de sus lectores material de fomento y expansión de la historia e identidad cultural uruguaya.



Ante la era digital y el inmenso flujo que circula a través de internet, los artículos de sus trabajos se centran principalmente en la compilación desde fuentes eléctrónicas.



En el caso de los fragmentos de terceros que pudieren encontrarse, son de acceso previo a través de la WEB y se limitan a tramos menores de obras mayores, orientándose a la exposición y difusión de sus autores o canales de origen y a la promoción de sus totalidades mediante la cita de fuentes y/o mención de los sitios de donde el material fue recogido.



Nuestra guía es el respeto de sus derechos. Por tanto, si usted es propietario de cualquier segmento que haya sido incluído y desea sea retirado del sitio, rogamos nos lo haga inmediatamente saber a: info@miuruguay.com y correo@miuruguay.tk



Con gusto y total privacidad lo suprimiremos a la brevedad.




Se ha producido un error en este gadget.

el número de uruguay que necesitas:

jueves, 28 de mayo de 2009

Flora Uruguaya: Mburucuyá

MBURUCUYÁ (Pasionaria o Milagrera, Biricuyá, o Mburucuyá Guazú en guaraní)

El MBURUCUYÁ (o "Pasionaria") es una planta representante de nuestra flora autóctona. Es trepadora, pertenece a la familia de las pasifloráceas de tallos trepadores y leñosos, tiene brotes tiernos rojizos, hojas alternas, trilobadas, verde oscuras. Sus zarcillos espirales aparecen en las axilas de las hojas, la planta los utiliza para sujetarse.

Es especialmente conocida por su hermosas y extrañas flores que crecen solitariamente de entre la humilde enredadera. Su espectacular diseño a despertado en la tradición popular inspiración para las más diversas leyendas. Passiflora deriva del latín passio (pasión) y floris (flor); y fue el nombre que los Jesuitas españoles le dieron a la ya conocida por los guaraníes como mburucuyá, al ver una semejanza entre los elementos de la flor y diversos instrumentos de la Pasión de Cristo: la corona floral representaría la corona de espinas, los estambres las 5 llagas, el pistilo la cruz, los estigmas los 3 clavos y las brácteas a la Santísima Trinidad.

La planta es nativa de América y aunque es principalmente tropical, algunas de sus 500 especies pueden encontrarse en climas más fríos. Se cultiva como ornamental en jardines europeos de clima templado y hemos tenido oportunidad de verla en flor en jardines comunes incluso de Medio Oriente. Sus aromáticas flores producen frutos de forma ovoide, también conocidos como granadillas. Tiene unos 3cms. en su eje mayor y se tornan anaranjados al madurar. El mucílago amarillo que rodea a las semillas es dulce y comestible. Posee muchas semillas y aunque es mayormente comido por insectos o animales silvestres, con él se pueden hacer bebidas, dulces y mermeladas.

La enredadera silvestre pubescente, alcanza los 6-9 metros de largo y su raíz es perenne. Las hojas están divididas en tres lóbulos finamente dentados y son pecioladas. Las flores son aromáticas y grandes, de 5 cm de diámetro. Se producen solitarias en un largo pedúnculo, son de color blanco, amarillento o carnoso con tonos púrpuras. El cáliz lleva cinco sépalos unidos por la base formando una copa. La corola está compuesta por pétalos blancos rodeados por una triple corona de filamentos de color púrpura.

La parte aérea de la planta es rica en numerosas sustancias: flavonoides, fenoles y aceites esenciales entre otras, a las que se le atribuye en conjunto su acción sedante; es utilizada en medicamentos para el insomnio, disminuye la tensión arterial y el ritmo cardíaco. Los indios americanos ya la utilizaban en forma de cataplasmas para tratar heridas y quemaduras.

Obsérvese la complejidad de la arquitectura de la flor

Leyendas más conocidas del Mburucuyá:

Lo más curioso del mburucuyá es su flor, en la que como ya decíamos la imaginación popular encuentra la corona de espinas que le pusieron en la cabeza a Jesús, los tres clavos con que fue fijado en la cruz, las cinco llagas que laceraron su cuerpo y las cuerdas con que lo aprisionaron; de ahí el nombre de "Pasionaria". Las semillas rojizas que encierra su fruto se interpretan como las gotas de sangre coagulada que brotaron de las heridas del santo cuerpo. Todo este simbolismo cristiano se completa con la leyenda guaraní que conocemos y que relata lo siguiente:

Las semillas rojizas en su interior son de textura húmeda y dulzor empalagoso

"Un sacerdote llegado a las misiones con el propósito de predicar las enseñanzas del Divino Maestro, cruzaba todos los días la selva en busca de indios para convertir. Cierta vez al cruzar una picada, oyó el angustioso lamento de una niña que perseguida por un yaguareté, se había refugiado en las ramas de un débil árbol. Hacia allí se dirigió resueltamente el misionero, atrayendo sobre sí la furia del yaguareté, mientras gritaba a la desolada criatura que huyera para salvarse.

Mientras tanto la fiera, dejando una presa por otra, se abalanzó sobre el sacerdote, y con zarpazos terribles y potentes destrozó su vida. La sangre regó el blando suelo, sobre el que al poco tiempo nació una planta, el mburucuyá o pasionaria, cuya flor recuerda al mundo la belleza de sufrir por el bien de los demás..."

Finalmente diremos que así como la flor del ceibo es considerada "flor nacional" del Uruguay, la del mburucuyá lo es del Paraguay.

para Mi Uruguay: L.D.I.