Naturaleza, historia, leyendas y lugares de nuestra tierra.

........................

........................
Nuestro NORTE es tu SUR.
_

Gracias a tu contribución, podremos trabajar más para acercarte a Mi Uruguay

Búsqueda Temática

ATENCIÓN:


Mi Uruguay procura poner al alcance de sus lectores material de fomento y expansión de la historia e identidad cultural uruguaya.



Ante la era digital y el inmenso flujo que circula a través de internet, los artículos de sus trabajos se centran principalmente en la compilación desde fuentes eléctrónicas.



En el caso de los fragmentos de terceros que pudieren encontrarse, son de acceso previo a través de la WEB y se limitan a tramos menores de obras mayores, orientándose a la exposición y difusión de sus autores o canales de origen y a la promoción de sus totalidades mediante la cita de fuentes y/o mención de los sitios de donde el material fue recogido.



Nuestra guía es el respeto de sus derechos. Por tanto, si usted es propietario de cualquier segmento que haya sido incluído y desea sea retirado del sitio, rogamos nos lo haga inmediatamente saber a: info@miuruguay.com y correo@miuruguay.tk



Con gusto y total privacidad lo suprimiremos a la brevedad.




Se ha producido un error en este gadget.

el número de uruguay que necesitas:

sábado, 23 de mayo de 2009

Mi Uruguay Oculto: La Cascada del Pozo Hondo

Pozo Hondo - Las personas al borde de la cascada ayudan a constatar los más de 10 metros verticales de la caída

Definir la Cascada del Pozo Hondo en un país donde este tipo de atractivos son bien desconocidos implica esmerarse en el uso de las palabras. Quizás son pocos los que escucharon hablar de la Sierra de Tambores, pero son menos los que oyeron de Pozo Hondo, ubicado en nuestras tierras, en el comienzo del fin del Planalto Brasileño.

A Pozo Hondo existen dos modos de acceso: uno relativamente sencillo, y otro, que nos acercará a paisajes que no imaginamos, pero con cierto grado de dificultad en el acceso. Ninguno de los dos es demasiado apto para niños pequeños.

En el primer caso el visitante deberá dirigirse a Tambores, en el límite de los departamentos de Paysandú y Tacuarembó.

A la salida de Tambores, al noreste, un camino de balastro corre bastante paralelo a las nacientes del Jabonería, surgido de las cumbres de la Cuchilla de Haedo que dividen territorios de Paysandú y Tacuarembó.

No hay señales indicadoras, se debe apelar a la guía de algún residente de la zona o a la intuición. Pero en todo caso son unos tres kilómetros hacia el este por el camino vecinal luego de abandonar la ruta.

Llegado este punto, a la derecha y a traviesa, deberá buscarse el curso del arroyo, que en condiciones normales es poco significante para el espectáculo que se verá al llegar a la cascada. En épocas de calor, hay que poner especial cuidado al caminar para evitar accidentes relacionados con ofidios.

Siguiendo el curso del arroyo, se llega a Pozo Hondo, una caída de más de 10 metros de altura que se precipita en una gruta a la que es posible con cierta dificultad bajar, pero de la que es extremadamente difícil -si no imposible- salir.

El árbol en el fondo dimensiona los 15 metros de altura de los paredones (foto: Panoramio)

El arroyo se precipita entonces en la roca labrada de la Cuchilla de Haedo, en un cañon de paredes verticales de quince metros o más que por momentos apenas si tienen un par de metros de separación entre sí. En épocas de lluvias, el Jabonería puede aquí convertirse en tan espectacular como mortal hervidero; al furor de la corriente se le pueden sumar las piedras de regular porte que este arroyo es capaz de arrastrar y que pueden verse sin más en su curso frente a Valle Edén.

El otro modo de acceder al Cañón del arroyo Jabonería es mucho más espectacular, pero entraña riesgos. Desde Valle Edén es posible seguir un camino paralelo a las vías del ferrocarril, que queda interrumpido para el tránsito al cruzar el propio arroyo. Allí, siguiendo el cauce de rocas y cantos se toma a la izquierda. A veces el arroyo puede bordearse, otras será imposible no mojarse por sobre las rodillas.

El cañon y la gruta se va estrechando y verticalizando. El camino se hace más azaroso. Las sierras de espesa vegetación, de orígenes nativos y subtropicales, se integran a las más variadas especies de la flora autóctona. La Gruta de los Galpones impone sus rigores, se torna imposible escapar hacia arriba, pero finalmente se accede hasta el inicio del Pozo Hondo, aunque la cascada puede escucharse, pero no verse.

Allí las aguas se hacen profundas y son heladas por el escaso sol que reciben en la profundidad de la grieta, pero la corriente de agua que a través de millones de años ha socavado las rocas volcánicas creando este hermoso paisaje es mansa y puede no ser obstáculo para el buen nadador o para quien llegue pertrechado con flotadores, aunque se deben anteponer la razón y la prudencia.

El silencio de la selva subtropical es sólo quebrado por aves difíciles de ubicar y la permanente caída de agua. Para el ojo humano ya entrenado desde kilómetros antes, la falta de luz no es demasiado perceptible, pero si lo es para las cámaras fotográficas, lo mismo que para uno el frescor del aire.

En próximas ediciones descubriremos más de estos sitios muy pocos conocidos de Mi Uruguay.

para Mi Uruguay: LDI