Naturaleza, historia, leyendas y lugares de nuestra tierra.

........................

........................
Nuestro NORTE es tu SUR.
_

Gracias a tu contribución, podremos trabajar más para acercarte a Mi Uruguay

Búsqueda Temática

ATENCIÓN:


Mi Uruguay procura poner al alcance de sus lectores material de fomento y expansión de la historia e identidad cultural uruguaya.



Ante la era digital y el inmenso flujo que circula a través de internet, los artículos de sus trabajos se centran principalmente en la compilación desde fuentes eléctrónicas.



En el caso de los fragmentos de terceros que pudieren encontrarse, son de acceso previo a través de la WEB y se limitan a tramos menores de obras mayores, orientándose a la exposición y difusión de sus autores o canales de origen y a la promoción de sus totalidades mediante la cita de fuentes y/o mención de los sitios de donde el material fue recogido.



Nuestra guía es el respeto de sus derechos. Por tanto, si usted es propietario de cualquier segmento que haya sido incluído y desea sea retirado del sitio, rogamos nos lo haga inmediatamente saber a: info@miuruguay.com y correo@miuruguay.tk



Con gusto y total privacidad lo suprimiremos a la brevedad.




Se ha producido un error en este gadget.

el número de uruguay que necesitas:

jueves, 25 de junio de 2009

1895 - La Peor Inundación de Montevideo y El Prado

(Este artículo es 2da Parte del publicado el martes 23)

El arroyo Miguelete totalmente fuera de madre entre Agraciada y Uruguayana (1895)

Nadie imaginaba entonces que el final del peaje sobre Agraciada iba a estar signado por la tragedia...

El antiguo puente iba a resultar destruido por un violento temporal, acompañado de una lluvia torrencial, que se desató en la noche del 27 y en la madrugada del 28 de marzo de 1895 y, finalmente, substituido por el que actualmente existe, que al librarse al transito, se hizo eliminando el peaje.

Sobre las inusuales crecientes decía la crónica del Diario El Día:

“Era opinión general ayer que no se recordaba desde hace mucho una lluvia tan fuerte y abundante. Después de un fuerte chaparrón a modo de prólogo y de la abundante granizada que había seguido, parecían haberse abierto las cataratas del cielo”.

Kilométricas sábanas de texto se destinaron en las crónicas de los diarios; hubo abundante material para los reporteros que escribían sobre el departamento cubierto por las aguas, con los cauces urbanos totalmente desbocados y fuera de curso.

Fueron al suelo columnas telegráficas, la capital quedó incomunicada con el interior y con Buenos Aires. Los servicios ferroviarios quedaron cortados. La policía quedó acuartelada en previsión de que la ciudad quedase a oscuras, y los soldados fueron destinados a desagotar sótanos y auxiliar gentes en peligro de vida...

El puente de Paso Molino se vino abajo, y atendiendo a que los trenes del abasto procedentes de Santiago Vázquez no podrían llegar, se dispuso la rehabilitación del antiguo matadero de Maroñas.

Así quedó el Puente de Paso Molino

Los periódicos se arrogaban mayores tirajes que nunca, cosa habitual por entonces; pero esa vez era real, pues invitaban a la gente a arrimarse a sus imprentas para verificar los tirajes.

Todos los procedimientos de ilustración existentes por entonces eran inasequibles: la litografía por exigencia de papel especial, la xilografía por no haber dibujantes grabadores, la fototipía era cara y la zincografía y el fotograbado español aún demorarían un tiempo en adaptarse a las exigencias de la composición tipográfica rápida.

Pero según todas las crónicas, los Arroyos Seco, Miguelete, Quita Calzones (del que ya hablaremos en nota próxima) y el Pantanoso se habían convertido en ríos torrentosos. La fosa del ferrocarril del Cordón (por donde hoy corre la calle Galicia) era un hervidero que, camino a la bahía, inundaba varias cuadras al llegar al cruce de la Avenida Rondeau. En el Puente de las Duranas, las aguas cubrían 500 metros por el Camino Millán.

En Paso Molino, la hoy Avenida Agraciada, con sus terraplenes de acceso de mampostería al puente que salvaba el Miguelete, obró a modo de funesta barrera contra la corriente, lo que puso la nota culminante y trágica al despeñar aguas abajo a un tranvía de caballos, ocasionando dos muertes.

Según crónicas de la época:

“Las aguas rebasaban el puente con velocidad vertiginosa, pero Julio Perdomo, temerario conductor del tranvía de 28 años de edad, decidió picar a sus caballos, acompañado solo por su guarda, Juan Cerviño. Desoyó a la gente que veía como minuto a minuto las aguas crecían y con vigoroso latigazo lanzó a su yunta. El vagón descarriló antes de llegar siquiera cerca del centro del puente, y pronto tras dar una vuelta sobre sí mismo las aguas arrastraron a los desdichados juntos al vagón y sus equinos ”

Este es el costado del puente por el que el tranvía cayo a las aguas

El puente de Agraciada al bajar las aguas aparecía destruido. Debió ser sustituido con el que a la postre es el actual y fue también el final del peaje.

Fue la mayor creciente históricamente observada en el arroyo Miguelete. Las inundaciones a nivel nacional de abril de 1959 rompieron marcas en casi todo el territorio; pero para Montevideo, las mayores inundaciones fueron las de marzo de 1895.

Pasando Malvín, la laguna del parque Pierre Durandeau (hoy Parque Rivera) colapsó vertiendo al Arroyo del Molino cantidades de agua que destruyeron parte del Molino de Pérez así como su rueda.

Otra referencia del nivel de las aguas del Miguelete es que alcanzaron 1,60 metros sobre el nivel del piso del actual destacamento de Radiopatrulla, que se halla junto al puente Buschental, y aunque la configuración del arroyo no era similar a la actual y se carece de más datos para establecer comparaciones de los volúmenes de agua desplazados, basta imaginar dicho puente cubierto.

Durante 1942 se realizaron obras que en general permitieron incrementar en un 50 % la sección del arroyo, revistiendo además las márgenes con piedra para aumentar la velocidad de desagote disminuyendo la fricción en las orillas. Así disminuyó la incidencia de las lluvias más atípicas, aunque aún hoy en algunas pocas ocasiones la corriente se derrama alcanzando las sendas peatonales del Prado próximo a la Avenida Agraciada, pero permaneciendo muy lejos de las calzadas de los puentes que en aquella ocasión, perdieron la batalla.

Fuentes: Diario “El Día”; "Los Barrios de Montevideo - Paso Molino, El Prado y sus alrededores" de Anibal Barrios Pintos y Washington Reyes Abadie, Intendencia Municipal de Montevideo e investigación realizado por el Portal Paso del Molino.