Naturaleza, historia, leyendas y lugares de nuestra tierra.

........................

........................
Nuestro NORTE es tu SUR.
_

Gracias a tu contribución, podremos trabajar más para acercarte a Mi Uruguay

Búsqueda Temática

ATENCIÓN:


Mi Uruguay procura poner al alcance de sus lectores material de fomento y expansión de la historia e identidad cultural uruguaya.



Ante la era digital y el inmenso flujo que circula a través de internet, los artículos de sus trabajos se centran principalmente en la compilación desde fuentes eléctrónicas.



En el caso de los fragmentos de terceros que pudieren encontrarse, son de acceso previo a través de la WEB y se limitan a tramos menores de obras mayores, orientándose a la exposición y difusión de sus autores o canales de origen y a la promoción de sus totalidades mediante la cita de fuentes y/o mención de los sitios de donde el material fue recogido.



Nuestra guía es el respeto de sus derechos. Por tanto, si usted es propietario de cualquier segmento que haya sido incluído y desea sea retirado del sitio, rogamos nos lo haga inmediatamente saber a: info@miuruguay.com y correo@miuruguay.tk



Con gusto y total privacidad lo suprimiremos a la brevedad.




Se ha producido un error en este gadget.

el número de uruguay que necesitas:

sábado, 20 de junio de 2009

La Problemática de los Palmares del Litoral:

La Extinción de una Especie

Guacamayo Azul Grande (foto: Laurie Black) Anodorhynchus hyacinthinus (similar al extinto Guacamayo Azul Chico, Anodorhynchus glaucus, pero de porte 30 centímetros mayor)

La población del Guacamayo Azul Chico (Anodorhynchus glaucus) si bien era extendida, se hallaba claramente localizada en el noreste argentino, el sur de Paraguay, en el nordeste uruguayo y en Brasil desde el estado de Paraná hacia el sur.

Era endémico en los cursos medios de los ríos principales como el Uruguay, el Paraná y el Paraguay, así como en áreas adyacentes. La mayor parte de los avistamientos provenían de Corrientes, Argentina. Sin embargo, allí ya se había hecho escaso para la segunda mitad del siglo XIX, y hay apenas dos registros con valor científico en el siglo XX: una observación directa, en Uruguay, en el departamento de Artigas en 1951, y uno basado en informes locales en el Estado de Paraná a principios de los años '60.

De plumaje turquesa, su tamaño de pico a cola era de 70 centímetros; se dice que su pico que era capaz de romper candados.

Mientras la mayoría de los ornitólogos lo consideran definitivamente extinto, rumores persistentes de observaciones recientes especulan que unos pocos ejemplares aún podrían todavía sobrevivir. El gran problema es que Anodorhynchus glaucus (de quien hablamos), es sumamente parecido a Anodorhynchus hyacinthinus y a Anodorhynchus leari, por lo que los pocos reportes existentes seguramente pertenecerían a estas últimas especies y no a la primera.

Durante los años '90, las expediciones en su búsqueda a Paraguay no obtuvieron resultados positivos. Se ha insistido sobre su existencia en el hábitat natural que perdura en el Parque Nacional del Palmar, en Entre Ríos, pero hasta el momento no hay evidencia confirmatoria.

Las observaciones en el pasado fueron relatadas sobre todo a lo largo de ríos principales, aunque sin embargo esto puede simplemente habría reflejado la dependencia de sus movimientos a los cauces fluviales, más que sus verdaderas exigencias de hábitat, los cuáles fueron lamentable y paulatinamente degradados.

Su pico negro estaba adaptado para consumir los duros frutos de las Palmas Butiá YATAY, abundantes en nuestro noroeste así como en Corrientes y Entre Ríos. Esta era la única palma con el fruto del tamaño apropiado para ellos, por lo que probablemente vagaba en los palmares del litoral (los palmares de Rocha están constituidos por Palmas Butiá CAPITATA) y potencialmente en áreas ligeramente arboladas. Anidaba en acantilados; su postura media era probablemente de dos huevos.

La pérdida extendida de palmares, ya fuese sustituidos directamente por la agricultura o por el impedimento de la regeneración de los mismos a causa de la cría del ganado que consume los brotes nuevos, puede haber sido determinante directo en la disminución de las poblaciones.

Además, el tamaño y el aspecto de esta ave la hicieron un objetivo primario para los cazadores, lo que provocó incluso la captura de ejemplares juveniles para su utilización como mascotas, pues a su belleza se agregaba su sociabilidad y su capacidad de articular sonidos humanos.

Si bien hay algunos rumores de que ha sido comercializado, al día de hoy sigue sin poderse sustentar el tráfico reciente de especímenes vivos. Obviamente si lo hubiese, cualquier comercio actual de huevos o especímenes vivos sería definitivamente nefasto.

Es la primer ave extinta de Uruguay; y en Brasil además se la considera como la primer ave extinta a causa de la intervención humana.

Fuentes de referencia: Wikipedia, Projeto Arará Azul, Aves de la Pampa, BirdLife International, Aves del Uruguay, El País de los Pájaros Pintados, imaginacaoativa.wordpress.com

1 comentario:

Eliza y Miguel dijo...

Después de entrar a este blog, resulta muy difícil salir: invita a quedarse a difrutar todo su contenido.

Las notas tienen TODO lo que un buen artículo debe tener y por si fuera poco, están ilustradas con un material fotográfico excelente.

Ya invitamos a nuestros amigos a conocer "Mi Uruguay", promocionándolo en nuestra revista digital "La Quincena" y también agregando el enlace a nuestro blog.

Felicitaciones por estos trabajos de alto nivel periodístico que renuevan la esperanza de un "se puede".

Afectuosos saludos,
Eliza y Miguel
http://blogs.montevideo.com.uy/elizaymiguel
laquincena@montevideo.com.uy