Naturaleza, historia, leyendas y lugares de nuestra tierra.

........................

........................
Nuestro NORTE es tu SUR.
_

Gracias a tu contribución, podremos trabajar más para acercarte a Mi Uruguay

Búsqueda Temática

ATENCIÓN:


Mi Uruguay procura poner al alcance de sus lectores material de fomento y expansión de la historia e identidad cultural uruguaya.



Ante la era digital y el inmenso flujo que circula a través de internet, los artículos de sus trabajos se centran principalmente en la compilación desde fuentes eléctrónicas.



En el caso de los fragmentos de terceros que pudieren encontrarse, son de acceso previo a través de la WEB y se limitan a tramos menores de obras mayores, orientándose a la exposición y difusión de sus autores o canales de origen y a la promoción de sus totalidades mediante la cita de fuentes y/o mención de los sitios de donde el material fue recogido.



Nuestra guía es el respeto de sus derechos. Por tanto, si usted es propietario de cualquier segmento que haya sido incluído y desea sea retirado del sitio, rogamos nos lo haga inmediatamente saber a: info@miuruguay.com y correo@miuruguay.tk



Con gusto y total privacidad lo suprimiremos a la brevedad.




Se ha producido un error en este gadget.

el número de uruguay que necesitas:

martes, 16 de junio de 2009

Si el Palmar Hablara

La Problemática de los Palmares de Rocha

Palmares de Rocha - Foto de autor desconocido, publicada en: http://www.uruguaydestination.com.uy/img/galeria/costa/Palmares.jpg

Muchos son los ciudadanos rochenses que manifiestan su preocupación por el traslado y a veces comercialización de las Palmas Butiá, que luego aparecen procedentes de la nada en diversos lugares; en algunos casos y probablemente en mayor número sobre inapropiados suelos arenosos y salinos de la costa, desde la conjunción del Río de la Plata y el Océano Atlántico hasta Rocha, engalanando residencias, centros de diversión, complejos hoteleros o de edificios de apartamentos.

Quiero prevenir al lector, que no soy un contumaz radical o fundamentalista en la lucha por la protección del medio ambiente; sí un ciudadano que pretende actuar con responsabilidad ciudadana en pro de la conservación de las especies autóctonas y para que ellas tengan sus ecosistemas saludables. Un ecosistema vigoroso es también sinónimo de calidad de vida de una comunidad, es también querer, amar las cosas nuestras, valores que tienen que ser transferibles a las actuales y futuras generaciones.

Como ciudadano oriental quiero el desarrollo económico de mi país, pero también ambiciono para todos mis hermanos uruguayos, sin excepciones: calidad de vida, de salud, ambientes no contaminados, que se formen pobladores ejemplares en los mejores ámbitos de la enseñanza, que todos actuemos con responsabilidad ciudadana para ir cambiando el rumbo de esta sociedad que sufre diversos síndromes, buscando las raíces de los males que nos afectan. Seamos actores, constructores de un camino que nos conduzca al horizonte al cual queremos llegar.

Obviamente, existen mil y un problemas a solucionar. Pues aquí esta mi mano, marchemos juntos.

Obrero de la crin vegetal (corta de hojas de palma) - Foto: Néstor Rocha

Me aboco al problema del palmar butiá del departamento de Rocha; es una comunidad vegetal única en el mundo, cuyo ecosistema no goza de buena salud. Advierto a los desprevenidos que los palmares que aprecian quiénes transitan por Ruta 9 o por Ruta 16 (Camino de los Indios) no es un ecosistema íntegro: son ejemplares avejentados, “cansados”, de tantas centurias de edad. Lo mismo acontece en el Norte del Departamento de Rocha, particularmente en los aledaños de San Luis.

La renovación de nuevos ejemplares se da donde están a salvo del ganado, contra las alambradas, sobre la vera de las mencionadas rutas 9 y 16 desde el balneario Aguas Dulces, exhibiendo un ecosistema frágil y primario.

Recientemente agentes policiales de la localidad de 19 de Abril detuvieron un camión con dos palmeras en pleno crecimiento y de una edad aproximada a los veinte años. Al respecto he dialogado con los funcionarios del Ministerio del Interior como los de Transporte y Obras Públicas: los mismos han expresado el desconocimiento de leyes que protegen a la palma como individuo y como palmar.

Desde el Siglo XIX se reclama desde el mundo científico, la protección del palmar y la generación de políticas de gestión al respecto. Estamos en la primera década el siglo XXI, y debo señalar que el primer paso que dado en la preservación del palmar fue el de un vecino castillense, Don Tiburcio Rocha. Este butiacero no precisó elaborar un proyecto, sino que con sus manos y sus herramientas marcó el área donde plasmar su idea, trasplantó ejemplares y así formó un pequeño palmar, al decir de investigadores brasileños que visitaron este lugar: “un laboratorio biológico, viviente…”.

El 11 de setiembre de 1939 se promulgó la Ley 9872, que dice: PALMARES – Se ponen bajo la protección y contralor del estado, declarándose ilícito el comercio de su miel y dándose otras normas El Senado y la Cámara de representantes de la República Oriental del Uruguay, reunidos en Asamblea General, DECRETAN: Artículo 1º.- Decláranse bajo la protección y contralor del Estado, los montes o ejemplares aislados, de Cocus Yatay (Mart.), Palma Butia (vulgaris), que existen en los Departamentos de Rocha, Paysandú, Río Negro u otros de la misma especie vegetal que localice e incluya en las prescripciones de la presente ley el Ministerio de Ganadería y Agricultura. Artículo 2º.- Desde la promulgación de la presente Ley queda prohibida la tala, arranque o destrucción total o parcial de tales montes o ejemplares sin previa autorización del Ministerio de Ganadería y Agricultura. Artículo 3º.- Declárase ilícita la extracción, comercio o transporte de la miel de palma extraída de aquellas plantas. Artículo 4º.- Los propietarios, arrendatarios, ocupantes o medianeros, indistintamente, serán responsables del cumplimiento de las disposiciones de la presente ley. Artículo 5º.- Las infracciones a la presente Ley serán castigadas con las penas establecidas por la Ley Nº 9481 de Protección a la Fauna Indígena, las que se harán efectivas por el procedimiento fijado por la Ley de 29 de Mayo de 1916, asumiendo el Agrónomo Regional respectivo, la personería que allí se confiere a los Inspectores de Trabajo. Artículo 6º.- El producido de las multas se verterá a los fondos de la Sección Forestal de la Dirección de Agronomía. Artículo 7º.- Comuníquese, etc.

Luego, en 1987, se aprueba la Ley Forestal Nº 15939 que en su artículo 25 establece: “Queda prohibida la destrucción de los palmares naturales y cualquier operación que atente contra su supervivencia – El Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca a propuesta de la Dirección Forestal, por razones científicas o de interés general, podrá reglamentar la corta o la explotación de determinadas especies o ejemplares forestales, así como la utilización de resinas, cortezas, semillas, hojas u otras partes de árboles forestales nativos o exóticos…”.

Nuestro país se ha dado pasos importantes para conservar la biodiversidad, la Reforma de la Constitución del año 1996 en su Artículo 47 establece: “La protección del medio ambiente es de interés general. Las personas deberán abstenerse de cualquier acto que cause depredación, destrucción o contaminación graves al medio ambiente. La Ley reglamentará esta disposición y podrá prever sanciones para los transgresores.”

Hechos como el transporte de palmeras o la extracción de las mismas de la vera de la ruta frente mismo a una vivienda del M.T.y O.P. han generado malestar. En lo personal soy receptor de estas inquietudes. Compruebo los hechos y los pongo en conocimiento de autoridades de gobierno y de la comunidad.

Por lo expuesto en el párrafo anterior, he recibido mensajes, entre otros:

¿Las palmeras que están protegidas son sólo las que nacen de forma silvestre, y no así las que alguien plantó?

¿Si tienen guías de tránsito, estarían (más allá de consideraciones de si está bien o mal desde el punto de vista conceptual) dentro de lo que permite la ley?

¿Si las palmeras fueron sacadas del palmar o de un camino y ruta y no tienen su guía de tránsito se debe denunciar a la Dirección Forestal / Bosque Nativo?

¿Si planto cocos para que nazcan palmeras, ya que en una chacra que tenía nacían almácigos que después no seguían creciendo por distintas circunstancias, ahora que he logrado que germinaran y han nacido en unas macetas llevarlas a otro sitio es ilegal? ¿No es eso preservar los árboles nativos?

¿Si han crecido en el tronco plantitas de palmera, pueden transplantarse para hacer nuevas plantas?

La realidad de estas circunstancias, de diversas índoles, nos conduce a saber cuando, cómo y el porque amerita ser trasladada un palmera. Como ciudadano común interpreto que aún existen un vacíos legales: por ejemplo ¿los decretos reglamentarios de las mencionadas leyes, existen?

Debemos tomar conciencia que esta comunidad vegetal con un ecosistema decadente por su edad centenaria como tantas otras, van decayendo para dar paso al síntoma de “desahuciado” y en consecuencia futuras generaciones han de darle sepultura, generando un hueco, un espacio en el que será difícil engendrar nuevos ejemplares.

Luego, quizás, alguien con mano temblorosa deba bajar del escudo departamental el símbolo palmareño, una de las identidades rochenses y sólo sobrevivirán ejemplares aislados que en nada recordarán a los antiguos palmares.

¿Podemos nosotros negarle a los “hijos de nuestros hijos” el privilegio de este Monumento que la madre naturaleza nos regaló? ¿Quiénes somos en definitiva para dar semejante paso?

Concluyendo, tomo la siguiente cita para ir reflexionando: “Lo importante no es lo que nos hace el destino, sino lo que nosotros hacemos de él” Florence Nightingale

NÉSTOR ROCHA

N de la R: Néstor Rocha es periodista independiente. Sus trabajos pueden encontrarse en www.chuynet.com/columnistas Su correo de contacto es puntoazul@adinet.com.uy y está abocado a la recolección de las opiniones de sus lectores, por lo que agradecerá a quienes le hagan conocer sus puntos de vista o le acerquen otras colaboraciones sobre este tema.

No hay comentarios: