Naturaleza, historia, leyendas y lugares de nuestra tierra.

........................

........................
Nuestro NORTE es tu SUR.
_

Gracias a tu contribución, podremos trabajar más para acercarte a Mi Uruguay

Búsqueda Temática

ATENCIÓN:


Mi Uruguay procura poner al alcance de sus lectores material de fomento y expansión de la historia e identidad cultural uruguaya.



Ante la era digital y el inmenso flujo que circula a través de internet, los artículos de sus trabajos se centran principalmente en la compilación desde fuentes eléctrónicas.



En el caso de los fragmentos de terceros que pudieren encontrarse, son de acceso previo a través de la WEB y se limitan a tramos menores de obras mayores, orientándose a la exposición y difusión de sus autores o canales de origen y a la promoción de sus totalidades mediante la cita de fuentes y/o mención de los sitios de donde el material fue recogido.



Nuestra guía es el respeto de sus derechos. Por tanto, si usted es propietario de cualquier segmento que haya sido incluído y desea sea retirado del sitio, rogamos nos lo haga inmediatamente saber a: info@miuruguay.com y correo@miuruguay.tk



Con gusto y total privacidad lo suprimiremos a la brevedad.




Se ha producido un error en este gadget.

el número de uruguay que necesitas:

jueves, 2 de julio de 2009

Sismos en el Uruguay: 1ra Parte

No existen en el mundo regiones asísmicas.

A lo largo de las próximas entregas, asistiremos al cambio de un paradigma que nos fue inculcado desde la escuela. Nuestro territorio nacional, si bien es un lugar privilegiado del globo, no está exactamente libre de catástrofes naturales, y entre ellas, sacudidas sísmicas.

Las zonas interplacas (cada placa un color) definen las áreas de mayor riesgo sísmico del planeta.

Las regiones principales susceptibles de terremotos a lo largo del mundo son aquellas sobre fallas activas, en las llamadas zonas “interplacas”, por lo que el estudio de casos en regiones continentales consideradas con anterioridad estables, se ha tornado un asunto que requiere de una atenta evaluación. En particular, hoy sabemos que en los últimos trescientos años al menos tres grandes terremotos tuvieron su génesis en la zona del Río de la Plata y cuatro afectaron a nuestro país.

Precisamente, según el Ingeniero Agrimensor Alberto Benavídez Sosa, master en geofísica, y ex presidente de CERESIS (Centro Regional de Sismología para América del Sur), “en la actual región del Río de la Plata, la génesis de una fosa tectónica, su posterior proceso de sedimentación en una interacción de ambientes fluviales y marítimos, y el actual estado tensional local derivado del continuo aporte de sedimentos y una reología dependiente de la profundidad, crean condiciones de inestabilidad, en especial en las capas superiores de la zona”.

Y continúa diciendo en su trabajo “Sismicidad y sismotectónica en Uruguay” : “Los estudios sísmicos y perforaciones realizadas en los últimos años para la búsqueda de recursos petrolíferos en la zona, han dado como resultado un conocimiento más detallado de la llamada Cuenca de Punta del Este, que agregados a los antecedentes de sismicidad, permiten considerar la cuenca como una zona con actividad sísmica actual”.

Habiendo habido asentamientos permanentes de origen europeo en nuestro territorio desde el último cuarto del siglo XVII, tras el primer antecedente registrado, el sismo del 15 de agosto de 1848, quizás se pensó que se trataba de un fenómeno aislado. O tal vez que como el epicentro había estaba lejano del continente y por lo tanto de las poblaciones, se dio por cierto que los futuros sismos que se produjesen en esas latitudes no provocarían daños en el continente...

Por esas consideraciones, seguramente el segundo acontecimiento sísmico, en 1888 provocó además de daños y hasta una rápida bajada de mareas en el Río de la Plata, miedo, desconcierto y por sobre todo, gran perplejidad.

Las investigaciones modernas han definido una clara distinción de las zonas de riesgo sísmico para el Uruguay; mientras el territorio continental es en líneas generales muy estable, no sucede lo mismo con la zona marítima.

Durante este mes de julio, cada jueves leeremos respecto a cada uno de los cuatro terremotos que afectaron a nuestro país, en 1848, en 1888, en 1988 y en 1990. Desde ya que no se trata en absoluto de sensacionalismo y sabemos que muchos se sorprenderán. Pero si acaso llega el día en que nos veamos sacudidos por fenómenos como los que ya acontecieron, seguramente un buen manejo del tema y sus antecedentes nos abreviará un largo mal rato de pánico.

Fuentes de investigación y referencia para toda la serie: “Sismicidad y sismotectónica en Uruguay” de Alberto Benavídez Sosa, de Física de la Tierra Nº10, 1998; Enciclopedia Libre Wikipedia; “Mitos, Leyendas y Tradiciones de la Banda Oriental” de Gonzalo Abella; “Boulevard Sarandi” de Milton Schinca; Periódico “Mente Abierta” Nº19, Julio – Agosto 2008; “Terremoto en Uruguay, quizás" del diarioEl País de Montevideo, por Gabriela Vaz, del 27 de mayo de 2007; “El país tiene cinco zonas con riesgo sísmico”, del diario Clarín, Argentina, del 19 de agosto de 2007 y “Mira como tiemblo” del diario “El Observador” del 10 de abril de 2009.