Naturaleza, historia, leyendas y lugares de nuestra tierra.

........................

........................
Nuestro NORTE es tu SUR.
_

Gracias a tu contribución, podremos trabajar más para acercarte a Mi Uruguay

Búsqueda Temática

ATENCIÓN:


Mi Uruguay procura poner al alcance de sus lectores material de fomento y expansión de la historia e identidad cultural uruguaya.



Ante la era digital y el inmenso flujo que circula a través de internet, los artículos de sus trabajos se centran principalmente en la compilación desde fuentes eléctrónicas.



En el caso de los fragmentos de terceros que pudieren encontrarse, son de acceso previo a través de la WEB y se limitan a tramos menores de obras mayores, orientándose a la exposición y difusión de sus autores o canales de origen y a la promoción de sus totalidades mediante la cita de fuentes y/o mención de los sitios de donde el material fue recogido.



Nuestra guía es el respeto de sus derechos. Por tanto, si usted es propietario de cualquier segmento que haya sido incluído y desea sea retirado del sitio, rogamos nos lo haga inmediatamente saber a: info@miuruguay.com y correo@miuruguay.tk



Con gusto y total privacidad lo suprimiremos a la brevedad.




Se ha producido un error en este gadget.

el número de uruguay que necesitas:

jueves, 16 de julio de 2009

Sismos en el Uruguay: 3ra Parte (1888)

Epicentro del "Terremoto del Río de la Plata", 5 de junio de 1888 - Grado: entre V y VI

Si el terremoto de 1848, sus réplicas y las hipótesis manejadas son perturbadoras, el del 5 de junio de 1888, a la hora 0:20, quizás en función de su poco imaginable epicentro, lo resulta aún más.

El diario La Tribuna Popular de Montevideo del 6 de junio de ese año describía al segundo terremoto registrado por la historia en el Río de la Plata y a sus efectos de la siguiente manera:

"El maderamen de las casas crujía fuertemente, las lámparas se bamboleaban, los muebles se movían y los cuadros caían de las paredes. Se rompieron objetos de cristalería y se pudo ver porcelana saltando de los aparadores. Los habitantes han permanecido en vela parte de la noche, azorados a causa de un fortísimo temblor de tierra…".

El diario rosarino “El Municipio”, a partir del 6 de junio transcribe telegramas llegados desde Montevideo: “anoche a las 12:20 sintióse en esta ciudad un fuerte temblor. Durante toda la fría madrugada numerosos grupos vagabundeaban por las calles temiendo se reprodujese el fenómeno. Hubo un primer pulso no tan fuerte, luego un reposo y posteriormente un segundo y ya fuerte pulso que duró 58 segundos.”

En los posteriores días las crónicas manifiestan que el temblor se sintió en Buenos Aires, con incluso la caída y derrumbe de muros de la obra de la Iglesia de la Piedad, y también en La Plata. Pero no se sintió para nada en absoluto en San Luis y otras provincias de Cuyo, concluyendo entonces que provendría directamente del mismísimo subsuelo platense.

El diario “La Lucha”, de Colonia del Sacramento, agregaba un hecho aún más perturbador que confirma un retiro de la marea del estuario: "El vapor Saturno, que venía de la vecina Capital de Buenos Aires, navegaba tranquilo por el centro del canal con más de 20 pies de agua (unos 7 metros) cuando de pronto se detuvo como si tocara el fondo. El capitán hizo echar la sonda, pero se encontró con que el barco, en ese momento, como movido por una fuerza oculta, zarpaba por sí mismo de la varadura y seguía su camino".

Además, se hacía saber que en La Estanzuela, paraje próximo a Colonia, se había derrumbado parte de una pequeña casa de débil cimentación, construida sobre fondo arenoso (que posibilita la amplificación de las ondas sísmicas)

El terremoto no fue menor. Se le estima de una magnitud de 5,5 en la escala de Richter. Tuvo su hipocentro a 30 km de profundidad, con un “sorprendente” epicentro a 15 km al sur sudoeste de Colonia del Sacramento y a 42 km al este de Buenos Aires. Estudios posteriores lo focalizaron en las coordenadas 34º36’0”S y 57º53’59”W.

Afectó a todas las poblaciones de la costa del Río de la Plata, en especial a las ciudades de Buenos Aires, Colonia y Montevideo. Pero no queda allí: en nuestro territorio, el temblor fue sentido también en Mercedes, Paysandú e incluso en Artigas.

La definición de “hipocentro” corresponde al punto en la profundidad de la Tierra desde donde se libera la energía en un terremoto. Cuando ocurre entre la corteza y los 70 km de profundidad se denomina superficial, si ocurre entre los 70 y los 300 km se denomina intermedio y si es de mayor profundidad, profundo (consideremos que el centro de la Tierra se ubica a unos 6.370 km de su superficie).

La ubicación del epicentro, conjugada con la intensidad y la no familiaridad con los movimientos sísmicos, provocaron pánico generalizado en ambas orillas del Plata, y aunque los daños fueron relativamente poco importantes, eso fue seguramente gracias a que en Montevideo, Colonia, Buenos Aires y La Plata aún no existían edificios de altura, ni en la capital porteña los trenes subterráneos. Aún a sabiendas de la ocurrencia de este terremoto, en ninguna de las dos capitales del Plata se ha tomado desde entonces medida antisísmica alguna en sus construcciones.

"Hay que desterrar la idea de que Buenos Aires sea asísmica” –plantea el Ingeniero Alejandro Giuliano, Director Nacional del Instituto Nacional de Prevención Sísmica de la Argentina.- “Es de baja intensidad sísmica, pero no es asísmica”.

A un mismo tiempo, según la investigación del Ingeniero Alberto Benavídez Sosa, que incluso evalúa los flujos sedimentarios de los afluentes del Plata, el origen de ese movimiento se habría encontrado “en el movimiento diferencial de bloques dentro de la zona de inestabilidad tectónica en que se encuentra el Río de la Plata, (pues) aunque también se ha especulado respecto a que la génesis del mismo se debería al deslizamiento de grandes volúmenes de sedimentos que se acumularon por el constante arrastre de los ríos Paraná y Uruguay, esta última interpretación puede ser bastante discutible puesto que en primer lugar, debería haber una cierta repetición o periodicidad del fenómeno y además, queda la duda de si tales deslizamientos podrían producir en la zona sacudimientos de tal intensidad.”

Fuentes de compilación para toda la serie: “Sismicidad y sismotectónica en Uruguay” de Alberto Benavídez Sosa; Enciclopedia Libre Wikipedia; “Mitos, Leyendas y Tradiciones de la Banda Oriental” de Gonzalo Abella; “Boulevard Sarandi” de Milton Schinca; Periódico “Mente Abierta” Nº19, Julio – Agosto 2008; “Terremoto en Uruguay, quizás" del diarioEl País de Montevideo, por Gabriela Vaz, del 27 de mayo de 2007; “El país tiene cinco zonas con riesgo sísmico”, del diario Clarín, Argentina, del 19 de agosto de 2007 y “Mira como tiemblo” del diario “El Observador” del 10 de abril de 2009.

No hay comentarios: