Naturaleza, historia, leyendas y lugares de nuestra tierra.

........................

........................
Nuestro NORTE es tu SUR.
_

Gracias a tu contribución, podremos trabajar más para acercarte a Mi Uruguay

Búsqueda Temática

ATENCIÓN:


Mi Uruguay procura poner al alcance de sus lectores material de fomento y expansión de la historia e identidad cultural uruguaya.



Ante la era digital y el inmenso flujo que circula a través de internet, los artículos de sus trabajos se centran principalmente en la compilación desde fuentes eléctrónicas.



En el caso de los fragmentos de terceros que pudieren encontrarse, son de acceso previo a través de la WEB y se limitan a tramos menores de obras mayores, orientándose a la exposición y difusión de sus autores o canales de origen y a la promoción de sus totalidades mediante la cita de fuentes y/o mención de los sitios de donde el material fue recogido.



Nuestra guía es el respeto de sus derechos. Por tanto, si usted es propietario de cualquier segmento que haya sido incluído y desea sea retirado del sitio, rogamos nos lo haga inmediatamente saber a: info@miuruguay.com y correo@miuruguay.tk



Con gusto y total privacidad lo suprimiremos a la brevedad.




Se ha producido un error en este gadget.

el número de uruguay que necesitas:

sábado, 19 de septiembre de 2009

¿Árbol o no?: El Ombú

Ombú en Barrancas de Belgrano, Buenos Aires. Un buen ejemplo (hay muchos) en el que no se puede identificar un tronco principal

El ombú o bellasombra (Phytolacca dioica) es una planta arborescente nativa de las Pampas argentinas y uruguayas. Pese a su tronco grueso y su gran porte (alcanza una altura de 10 a 15 m, con una amplia copa y grandes raíces visibles) es discutido si es un árbol, un arbusto o una hierba. Si tratamos de aplicarle al ombú la definición tradicional (“el árbol tiene tronco”), entonces es un árbol, o a lo sumo un arbusto. Pero no tiene madera dura sino hojaldrosa, y pertenece a un grupo de plantas herbáceas; entonces, botánicamente, es una “hierba gigante”. El peso específico de su madera es de apenas 374 gramos por litro. Una característica propia del ombú son los ejemplares con multiplicidad de brazos desde su misma base, no siendo extraños los ejemplares con más de una docena de los mismos. Otra característica es su extensa longevidad, más allá de que se hace difícil precisar su edad pues carece de anillos.

Floración

Dependiendo de la latitud o de la rigurosidad del invierno, puede llegar a perder todo su follaje. Se renueva en primavera, florece desde noviembre y fructifica desde el verano al otoño.

Fructificación

De madera esponjosa y blanda, contiene grandes cantidades de agua, lo que le permite sobrevivir en el entorno de escasas lluvias de la pampa seca. Se adapta bien a las costas, y se multiplica con buenos resultados mediante semillas en tierras arenosas y algo húmedas. Crece rápidamente, y es inmune a buena parte de los insectos que predan las hojas de la flora pampeana gracias a su savia tóxica; se dice que también ahuyenta de su alrededor a muchos de ellos. Su nombre es una voz guaraní que significa sombra o bulto oscuro. Las hojas del ombú son de forma elíptica y buen tamaño, hasta 20 cm de largo, de color verde oscuro brillante (más claro en el revés). Aparecen alternas, al cabo de un pecíolo de escasa longitud. Las flores son dioicas, y aparecen en racimos terminales de color blanquecino. Su fruto es una baya de color amarillento, pardo claro en la madurez, que contiene semillas ovoides de unos 3 mm de largo y color negro brillante. Es autóctono de Uruguay, Argentina y el sur de Brasil. Generalmente se desarrollan como especímenes aislados, aunque algunas veces se han encontrado agrupaciones importantes de esta especie, como en la llamada “Isla de Ombúes” del Cerro Arequita, Lavalleja y el “Bosque de ombúes”, sito en Rocha, a orillas de la laguna de Castillos, el cual es único en el mundo por su tamaño (extendiéndose por una franja de 20 km). Aunque es difícil precisar una longevidad, se estima que hay allí presentes ejemplares de más de 500 años.

¿Alguien puede aportarnos la edad real de este ejemplar en Bulevar España y Luis de la Torre que de niños tantas veces trepamos?

Hoy día hay pocos ejemplares silvestres. Es fácil encontrar referencias al ombú dentro del folclore rioplatense y en la tradición gauchesca. Su amplia copa servía de sombra a los viajeros durante las horas de sol más intenso, ganándole el mote de amigo del gaucho y su reiterada presencia en la poesía gauchesca. Pese a que su gran tamaño no parece condecirlo, sus características lo hacen apto para los principiantes de la técnica de bonsái.

Compilación: Eledeí

2 comentarios:

Anónimo dijo...

muy bueno, aunque deberian agregarle mas informacion!
Saludos desde Treinta y Tres

Anónimo dijo...

Esta muy bien lo que plantean, aunque necesitaba otra cosa (porque se adaptan a todo tipo de suelo) me gusto mucho la información porque es clara aunque opino de igual manera que la persona del comentario anterior, deberían agregarle un poco más de información. Saludos