Naturaleza, historia, leyendas y lugares de nuestra tierra.

........................

........................
Nuestro NORTE es tu SUR.
_

Gracias a tu contribución, podremos trabajar más para acercarte a Mi Uruguay

Búsqueda Temática

ATENCIÓN:


Mi Uruguay procura poner al alcance de sus lectores material de fomento y expansión de la historia e identidad cultural uruguaya.



Ante la era digital y el inmenso flujo que circula a través de internet, los artículos de sus trabajos se centran principalmente en la compilación desde fuentes eléctrónicas.



En el caso de los fragmentos de terceros que pudieren encontrarse, son de acceso previo a través de la WEB y se limitan a tramos menores de obras mayores, orientándose a la exposición y difusión de sus autores o canales de origen y a la promoción de sus totalidades mediante la cita de fuentes y/o mención de los sitios de donde el material fue recogido.



Nuestra guía es el respeto de sus derechos. Por tanto, si usted es propietario de cualquier segmento que haya sido incluído y desea sea retirado del sitio, rogamos nos lo haga inmediatamente saber a: info@miuruguay.com y correo@miuruguay.tk



Con gusto y total privacidad lo suprimiremos a la brevedad.




Se ha producido un error en este gadget.

el número de uruguay que necesitas:

sábado, 26 de septiembre de 2009

¿Un Barco por la Avenida 18 de Julio?

En la nota anterior publicamos esta fotografía de la apacible Plaza Independencia a fines de los 1880's

La cañonera "General Rivera" fue construida en los Talleres de la Escuela de Artes y Oficios, que estaba entonces en el antiguo edificio del Parque de Artillería, en la Avenida 18 de Julio, entre Tristán Narvaja y Eduardo Acevedo, donde actualmente se alza la Universidad.

Fue terminada de construir en el mes de febrero. Eran sus medidas: 35,5 metros de eslora, 6,65 de manga, 4,30 de puntal y 3,30 de calado, con un desplazamiento de 241 toneladas. Estaba armada con 4 cañones Krupp de 95 milímetros y una ametralladora Nordenfeldt de 25 mm.

Todo un problema logístico a resolver resultó ser el de la botadura, que dejó a la vista la terrible falta de previsión en la que se había incurrido.

Las opciones consideradas fueron: llegar a la Playa Santa Ana bajando por la calle Eduardo Acevedo, o atravesar el Cordón, la Ciudad Nueva y la Vieja a través del eje 18 de Julio – Sarandí para continuar luego por Pérez Castellano.

La playa Santa Ana no ofrecía un botadero seguro, así que a media construcción, se convino que sería necesario atravesar toda la ciudad. Pero sería relativamente sencillo utilizando el tendido de rieles tranviarios.

Estas empresas inmediatamente esgrimieron que los rieles no resistirían, e incluso que el pavimento podría hundirse donde estuviese socavado. Habría que distribuir el peso del buque más que sobre apenas rieles.

Ahora publicamos esta otra fotografía: la apacibilidad de la Plaza Independencia se ve trastocada por un navío, en marzo de 1884.

El barco sería transportado sobre rollizos de madera dura, extendidos sobre dos hileras de durmientes que se apoyarían en las vías, y a tracción humana.

Máximo Santos previó que la botadura se realizase el 1º de marzo, al conmemorarse dos años de su asunción. Sin embargo recién el 9 de marzo el barco estuvo montado para iniciarse su traslado.

Los batallones de la ciudad se encargarían del arrastre. El día 11 se llegó a 18 de Julio y Gaboto, el 12 a Magallanes, el 13 a Minas, el 14 a Tacuarembó... Se avanzaba apenas una cuadra por día... Nunca se había pensado que el trabajo fuese tan engorroso; además, semejante traslado dejó el servicio de tranvías de caballos interrumpido.

Seguramente al ir solucionando las dificultades, se consiguió para el día 18 llegar a hasta la calle Cuareim; el declive hacia la Plaza Independencia logró maravillas y para el 19 se estaba frente a la misma.

La Cañonera Rivera por la calle Sarandí, entre la Plaza Constitución y el Club Uruguay

A lo largo de la calle Sarandi debieron quitarse los arcos de iluminación que atravesaban la calzada. Incluso hubo un instante de breve zozobra, pues la cañonera en el codo de dicha arteria a la altura de la hoy Bartolomé Mitre, quedó apoyada en las edificaciones existentes, con muy escaso margen de maniobra, ya que allí el ancho de la calle se reducía (y aún hoy se reduce) a escasos 7 metros, lo que hacía sólo sobrar centímetros.

Con algunas dificultades se zafó del trance. El pasaje triunfante de la nave frente al esplendoroso Club Uruguay fue motivo de brindis y festejos sociales.

El casco fue finalmente botado mediante la utilización de aparejos en abril de 1884, luego de llegar hasta el Puerto de Montevideo.

Uno de los viajes de instrucción cumplido por la "General Rivera" en 1888, marcó el primer pasaje de un buque de la Marina Uruguaya por el Estrecho de Magallanes.

Tras casi 20 años en servicio, la cañonera sufrió una gran explosión que la inutilizó hundiéndola el 8 de octubre de 1903.

Compilación desde diversas crónicas: L.D.I.

No hay comentarios: