Naturaleza, historia, leyendas y lugares de nuestra tierra.

........................

........................
Nuestro NORTE es tu SUR.
_

Gracias a tu contribución, podremos trabajar más para acercarte a Mi Uruguay

Búsqueda Temática

ATENCIÓN:


Mi Uruguay procura poner al alcance de sus lectores material de fomento y expansión de la historia e identidad cultural uruguaya.



Ante la era digital y el inmenso flujo que circula a través de internet, los artículos de sus trabajos se centran principalmente en la compilación desde fuentes eléctrónicas.



En el caso de los fragmentos de terceros que pudieren encontrarse, son de acceso previo a través de la WEB y se limitan a tramos menores de obras mayores, orientándose a la exposición y difusión de sus autores o canales de origen y a la promoción de sus totalidades mediante la cita de fuentes y/o mención de los sitios de donde el material fue recogido.



Nuestra guía es el respeto de sus derechos. Por tanto, si usted es propietario de cualquier segmento que haya sido incluído y desea sea retirado del sitio, rogamos nos lo haga inmediatamente saber a: info@miuruguay.com y correo@miuruguay.tk



Con gusto y total privacidad lo suprimiremos a la brevedad.




Se ha producido un error en este gadget.

el número de uruguay que necesitas:

jueves, 29 de octubre de 2009

100 Años de Aguas Fronterizas Comunes con Brasil

Fotografía autografiada del Barón de Río Branco en Petrópolis, enero 24 de 1911.

Fuente: http://www.gutenberg.org

José Maria da Silva Paranhos Junior (Río de Janeiro, 20 de abril de 1845 - Río de Janeiro, 10 de febrero de 1912) fue un diplomático e historiador brasilero conocido como el Barão do Rio Branco. El apelativo Junior le distingue de su padre: José Maria da Silva Paranhos, Barón y Vizconde del Rio Branco.

Inició su carrera política como promotor y diputado, dedicándose a las actividades diplomáticas, en el entonces Imperio del Brasil.

Fue cónsul general en la ciudad inglesa de Liverpool a partir de 1876, luego fue nombrado ministro acreditado en Alemania en 1900, asumiendo el Ministerio de Relaciones Exteriores desde 1902 hasta su muerte, en 1912. Ocupó el cargo a lo largo de cuatro mandatos presidenciales.

Recibió el título de Barón del Río Branco en las vísperas de la finalización del período imperial de Brasil; sin embargo, continuó utilizando el nombre "Rio-Branco" en su firma, después de la proclamación de la República del Brasil, en 1889. La razón de esta actitud se debió a que era un monárquico convencido y para homenajear a su fallecido padre, el senador y diplomático Vizconde del Río Branco (José Maria da Silva Paranhos).

Su mayor contribución al país fue la anexión de tres importantes territorios por medio de la diplomacia. Obtuvo una victoria sobre Francia al establecer una nueva frontera de la Guyana Francesa con el estado de Amapá, en 1900 por medio del arbitraje del gobierno suizo. En 1895 ya había conseguido asegurar buena parte de los estados de Santa Catarina y Paraná, en litigio con Argentina en el incidente conocido como la Cuestión de Palmas. Ese primer arbitraje fue decidido por el presidente estadounidense Grover Cleveland, y tuvo como opositor por el lado argentino a Estanislao Severo Zeballos, que más tarde se posesionó como ministro de relaciones exteriores y durante mucho tiempo acusó al Barón de fomentar una política imperialista. Fue el prestigio obtenido por el Barón en esos dos casos lo que hizo que el presidente Rodrigues Alves lo escogiera para el puesto máximo de la diplomacia brasilera en 1902, cuando Brasil estaba justamente envuelto en una disputa fronteriza, esta vez con Bolivia.

Bolivia intentaba arrendar una parte de su territorio a un consorcio empresarial anglo-americano. La tierra no era reclamada por Brasil, pero era ocupada casi completamente por colonos brasileros que resitían a los intentos bolivianos por expulsarlos de su territorio.

En 1903, firmó con Bolivia el Tratado de Petrópolis, poniendo fin al conflicto de los dos países por el territorio de Acre, que pasó a pertenecer a Brasil, mediante una compensación económica y pequeñas concesiones territoriales. Ésta es la acción diplomática más conocida del Barón, cuyo nombre fue dado a la capital de aquel territorio (actualmente un estado brasilero).

El Tratado Tobar-Rio Branco fue celebarado amistosamente entre Ecuador y Brasil el día 6 de marzo de 1904, en la ciudad de Río de Janeiro, antigua capital de Brasil. Tuvo por finalidad el arreglo de límites de estos dos países. Intervino por el Ecuador el Dr. Carlos Rodolfo Tobar y por el Brasil el Sr. José Maria da Silva Paranho, Barón de Río Branco.

Finalmente negoció con Uruguay el co-dominio sobre el Río Yaguarón y la Laguna Merín, esencialmente una concesión voluntaria de Brasil a un vecino que necesitaba de aquellas vías fluviales. Antes de ese tratado de límites los brasileños ejercían la soberanía dentro de ríos y lagunas, al punto extremo que se comentaba que los habitantes de Villa Artigas no podían tener siquiera canoas. Y menudo problema cuando el río crecía, alcanzaba los ranchos y los pobladores debían huir a tierras secas corridos por las propias autoridades brasileñas.

El problema se arrastraba desde 1851, cuando se celebró el tratado básico en forma ampliamente desventajosa para Uruguay, que acababa de salir de la Guerra Grande, cuya paz se firmó el 8 de octubre de 1851.

Ambos países renunciaron a ciertas pretensiones: Uruguay a los límites fijados en el acta de incorporación de 1821 y que hacían referencia al Tratado de San Ildefonso de 1777, y Brasil al acuerdo Cabildo-Lecor. Además, se estableció como base para regular los límites el “uti possidetis”, consistente en que los Estados seguirían poseyendo lo que ya poseían.

Pero en virtud de favores adeudados por ambos bandos de la Guerra Grande en su necesidad de obtener ayuda militar y económica de Brasil, el tratado establecía, además, excepciones al uti possidetis, en virtud de que ciertos propietarios brasileños en la región fronteriza tenían interés en continuar bajo soberanía brasileña, a pesar de estar en territorio uruguayo.

Se determinaron, por lo tanto, tres zonas dentro del territorio uruguayo que quedarían bajo soberanía brasileña: el Rincón de Artigas, el Rincón de Santa Victoria, y el Trapecio de Bagé. También quedaron bajo soberanía brasileña las islas ubicadas en la desembocadura del río Cuareim, incluida la isla Brasilera, la cual Uruguay objetó en 1928 que geográficamente no se encontraría en la desembocadura, sino que en el río Uruguay, y por lo tanto no debía ser brasileña. También se estableció la EXCLUSIVA navegación por parte de Brasil de la Laguna Merín y el río Yaguarón y SE CEDIÓ al Brasil una zona de media legua en una de las márgenes del río Cebollatí, a los efectos de la construcción de un puerto.

El diplomático Andrés Lamas había logrado que el Imperio del Brasil se comprometiera a intervenir en el conflicto en favor del Gobierno de la Defensa. Con la firma del tratado, Andrés Lamas pagó, en nombre de Uruguay, un pesado precio por la intervención solicitada. Además del tratado de límites, el acuerdo incluyó cuatro tratados más: de alianza, de prestación de socorros, de comercio y navegación y de extradición. Por ellos, Uruguay permitía la participación de fuerzas militares brasileñas en sus conflictos internos a pedido el “gobierno legitimo” del país, recibía un préstamo de 138.000 patacones y reconocía, a cambio, una deuda de guerra de 300.000, en garantía del pago de cual consentía en enajenar sus rentas públicas; declaraba LIBRE la navegación del río Uruguay y la de sus afluentes, aceptaba la prohibición de poner impuestos a la exportación del tasajo y del ganado en pie a Brasil y se obligaba a devolver a Brasil los esclavos que se escaparan y buscaran refugio en la República.

En 1852, con la mediación de Argentina, se lograron modificar ciertos aspectos del tratado: renuncia brasileña a la media legua y supresión del Rincón de Santa Victoria. La mayor crítica realizada por Uruguay al tratado remanente fue la exclusividad de navegación brasileña en la Laguna Merín. La política uruguaya al respecto fue tendiente a obtener la navegación de la laguna.

En 1857 se firmó un Tratado de Comercio y Navegación, en el cual se reconoció la mutua conveniencia en las relaciones entre ambos países en abrir la navegación de la Laguna Merín y el río Yaguarón, pero luego de estudios llevados a cabo por Brasil. Este tratado no fue ratificado.

Recién el 30 de octubre de 1909 se firmó el Tratado de la Laguna Merín, por el cual Brasil cedió a Uruguay la navegación libre en la Laguna Merín y el Yaguarón y, además la plena soberanía sobre la mitad de esas aguas, divididas por el criterio de la línea media, del talweg o una línea convencional quebrada según los casos.

La modificación del tratado de obras posibilitó esta obra entonces monumental, el puente Mauá

fuente: www.jaguarão.net

Y por esa razón, el Barón de Rio Branco fue homenajeado por el gobierno uruguayo, siendo utilizado su nombre para rebautizar nada menos que al antiguo pueblito de Villa Artigas, hoy ciudad de Río Branco, en el departamento de Cerro Largo, vecina de la ciudad brasilera de Jaguarão y además su nombre se repite en los nomenclátores de todo el país.

En 1909, su nombre fue sugerido para el cargo de presidente de Brasil del año siguiente pero el barón prefirió desistir de cualquier candidatura que no fuese de unanimidad nacional.Fue director del Instituto Histórico y Geográfico Brasilero (1907-1912), escribió dos libros y ocupó la silla número 34 de la Academia Brasilera de Letras.Su muerte, durante el carnaval de 1912, alteró el calendario de la fiesta popular de aquel año, dado el luto oficial y grandes homenajes que le rindieron en la ciudad de Rio de Janeiro.Considerado el patrono de la diplomacia brasilera, su nombre está inscrito como uno de los héroes de su patria, en el panteón existente en la Plaza de los Tres Poderes, en la ciudad de Brasilia.

Finalmente, el 7 mayo de 1913 se firmó una Convención modificando el límite en el arroyo San Miguel. El 20 de diciembre de 1933 se estableció el Estatuto Jurídico de la Frontera y el 21 de julio de 1972 se intercambiaron notas reversales sobre el frente marítimo a la altura de la desembocadura del arroyo Chuy.

El 31 de diciembre de 1930 los antagonismos quedaban definitivamente abolidos con la inauguración del puente entre Rio Branco y Jaguarão. (Postal brasileña de la época) fuentes principales: http://es.wikipedia.org/wiki/Estado_Oriental_del_Uruguay; http://es.wikipedia.org/wiki/Bar%C3%B3n_del_R%C3%ADo_Branco; colección de fotos de la construcción e inaguración del Puente Mauá en www.jaguarão.net

1 comentario:

argoefo dijo...

Es un tema sobre el cuál históricamente aún hay controversias que incluyen la política regional sobre los tratados de 1930 de Petropolis y los llevados a cabo por el Baron de Rio Branco. Hoy he visto que los textos de estudios se mantienen bastante testimoniales sobre el punto, excepto los de formación diplomática.