Naturaleza, historia, leyendas y lugares de nuestra tierra.

........................

........................
Nuestro NORTE es tu SUR.
_
Con DINERONAUTA obtén nuevos ingresos on-line desde la comodidad de tu hogar.

Gracias a tu contribución, podremos trabajar más para acercarte a Mi Uruguay

Búsqueda Temática

ATENCIÓN:


Mi Uruguay procura poner al alcance de sus lectores material de fomento y expansión de la historia e identidad cultural uruguaya.



Ante la era digital y el inmenso flujo que circula a través de internet, los artículos de sus trabajos se centran principalmente en la compilación desde fuentes eléctrónicas.



En el caso de los fragmentos de terceros que pudieren encontrarse, son de acceso previo a través de la WEB y se limitan a tramos menores de obras mayores, orientándose a la exposición y difusión de sus autores o canales de origen y a la promoción de sus totalidades mediante la cita de fuentes y/o mención de los sitios de donde el material fue recogido.



Nuestra guía es el respeto de sus derechos. Por tanto, si usted es propietario de cualquier segmento que haya sido incluído y desea sea retirado del sitio, rogamos nos lo haga inmediatamente saber a: info@miuruguay.com y correo@miuruguay.tk



Con gusto y total privacidad lo suprimiremos a la brevedad.




¿Qué palabra no entendiste? Diccionario de la Real Academia

el número de uruguay que necesitas:

martes, 20 de octubre de 2009

Habitante Peligroso: Víbora de la Cruz

A medida que se acercan las jornadas más templadas, la Crucera o Víbora de la Cruz (Bothrops alternatus) va abandonando su letargo invernal y es tiempo de que recordemos su peligrosidad. Habita generalmente en lugares bajos, áreas de bañado, esteros o pajonales, cañaverales de azúcar y arrozales. Su tamaño puede superar el metro con cuarenta, siendo las hembras más largas y más pesadas que los machos. Se reconoce con facilidad por sus diseños con forma de tubos de teléfono o "C" bordeados de amarillo o crema a los costados de su cuerpo.

No es esperable encontrar ver a una distancia que sea prudencial la mancha en cruz sobre su cabeza, la cuál le da nombre. A cada lado de la cabeza, y entre la narina y el ojo se observan dos formaciones llamadas fosetas loreales, pequeños órganos termo-receptores que captan radiaciones infrarrojas, lo que le permite localizar presas de sangre caliente con gran precisión y cazar cuando cae la tarde, hora en la que abundan sus presas favoritas, y además compensa con creces su visión pobre.

Se alimenta básicamente en base a roedores, pero no hace desprecio a tucu-tucus o aves. Aún temida por el hombre, sería un error considerarla su enemiga, pues dentro de su ecosistema, es una importante controladora de la población de especies sumamente prolíficas que, sin esas intervenciones naturales, acarrearían notables perjuicios a la vegetación en general y particularmente a la agricultura. En Uruguay se dan entre 80 y 100 accidentes ofídicos anuales, dependiendo dicha variabilidad fundamentalmente a razones climáticas; 60 o 70 de esos accidentes involucran a Cruceras -que son peligrosas, pero no particularmente agresivas, sino defensivas- y a Yararás, la otra especie peligrosa y activa. El resto de los registros proviene de mordeduras de ofidios no ponzoñosos. Si bien existe una tercera especie de ponzoña peligrosa en nuestro país, las Corales, estas tienden a evitar el contacto humano y no se registran accidentes en nuestro país.

Poseedora de un veneno enérgico y eficaz, aunque raramente letal, la Crucera es temida; la mayoría de los accidentes se producen al pasar muy cerca de ella, al pisarla o al molestarla, o hurgando con la mano en lugares no accesibles a la vista, como dentro de cuevas en el suelo donde frecuentemente se refugia. La mayor incidencia de los accidentes se produce en los meses de verano y, fuera de esta estación, en los períodos de alta temperatura y humedad que se registran aisladamente en el resto del año. Estos últimos accidentes se caracterizan por ser más graves debido a que en el estado de hibernación del animal, al que recurre como modo de reducir al mínimo todas sus actividades vitales para resistir el invierno cuando este es bastante riguroso, la cantidad de ponzoña es mayor y de características diferentes. Suelen asolearse arrolladas. Para atacar se enroscan y retraen su cuello en “S” antes de lanzar su ataque. En nuestro país podría afirmarse que está distribuida prácticamente en casi todo el territorio con la excepción de las áreas urbanas y las de influencia relacionadas a la metrópolis montevideana. La hembra da a luz entre tres y veinticinco viboreznos de alrededor de veinticinco centímetros de largo entre marzo y mayo.

Algunas fuentes consultadas: http://www.scielo.edu.uy/scielo.php?pid=S0303-32952004000300010&script=sci_arttext http://www.aqvaterra.com/docs/especies_venenosas_uruguay_h_combi.htm http://www.infecto.edu.uy/revisiontemas/tema11/mapbothrops.html http://www.misiones.gov.ar/ecologia/Todo/Contenido/Especies%20Misioneras/yarara.htm

3 comentarios:

Melitta dijo...

El nombre científico correcto de la crucera es Rhinobothrops alternatus.
La visión de estos animales no es pobre y de hecho es el sensorio que desencadena la alerta durante una evento alimentario o defensivo, p. ej. Lo especial de los ofidios con fosetas termoreceptoras (boas, pitones y crotalinos) es que en el tectum de su cerebro se analizan juntas todas las informaciones de longitud de onda (luz visible + espectro infrarrojo, captado por las fosetas).
Se alimenta de aves y pequeños mamíferos, que en nuestra fauna están mayoritariamente representados por los roedores, orden al que perteneces también los tuco-tucos.
De las cuatro especies de ofidios ponzoñosos de nuestro país (no olvidar la cascabel, Crotalus durissus), las dos que causan accidentes son la crucera y la yara. La cantidad de accidentes anuales oscila en el entorno de los 50 a más de 70 (durante sequías) y el Ministerio de Salud Pública distribuye suero antiofídico específico contra la ponzoña de estas 2 especies en todo el país. Las otras dos especies no causan accidentes por: la índole no agresiva de la coral (nunca hubo accidentes en Uruguay) y porque la cascabel está en vías de extinción y además suele "avisar" de su presencia agitando el crótalo, lo cual, si se produce ante un humano, generalmente le cuesta la vida.
La ponzoña de la crucera ES LETAL! Si bien la yara dispone de ponzoña más peligrosa, en ambos casos es necesario recibir suero antiofídico en caso de accidente. La composición de la ponzoña es igual a lo largo del año, en los meses fríos puede estar más concentrada, porque el animal no la está gastando en alimentarse y las glándulas no dejan de producir, aunque a menor ritmo.
Su distribución en todo nuestro territorio excluye las zonas pedregosas, especialmente las altas.

Melitta Meneghel
Encargada del Bioterio de Animales Ponzoñosos - Serpentario
Zoología Vertebrados
Facultad de Ciencias
www.serpentario.edu.uy

Anónimo dijo...

SI ESTÁ EL PICHÓN, QUIERE DECIR QUÉ ESTÁN LOS PADRES CERCA ?

Anónimo dijo...

En los últimos dos años hemos apreciado un incremento bastante llamativo en nuestro barrio Playa Pascual departamento de San José a 32 km de Montevideo, era muy raro encontrarse con esta especie por estos lares, pero desde que se construyó la central Puntas de Tigre en Colonia Wilson como que se expandieron desde allí a zonas cercanas, ahora bien, me parece que su veneno es mas mortal e importante de lo que se tienen en cuenta en este post, lo digo por casos puntuales a mordeduras de animales en la zona, creo también que seria conveniente visto este panorama prevenir a los centros de atención médica públicos y privados sobre alguna posible desgraciada emergencia. Heber