Naturaleza, historia, leyendas y lugares de nuestra tierra.

........................

........................
Nuestro NORTE es tu SUR.
_

Gracias a tu contribución, podremos trabajar más para acercarte a Mi Uruguay

Búsqueda Temática

ATENCIÓN:


Mi Uruguay procura poner al alcance de sus lectores material de fomento y expansión de la historia e identidad cultural uruguaya.



Ante la era digital y el inmenso flujo que circula a través de internet, los artículos de sus trabajos se centran principalmente en la compilación desde fuentes eléctrónicas.



En el caso de los fragmentos de terceros que pudieren encontrarse, son de acceso previo a través de la WEB y se limitan a tramos menores de obras mayores, orientándose a la exposición y difusión de sus autores o canales de origen y a la promoción de sus totalidades mediante la cita de fuentes y/o mención de los sitios de donde el material fue recogido.



Nuestra guía es el respeto de sus derechos. Por tanto, si usted es propietario de cualquier segmento que haya sido incluído y desea sea retirado del sitio, rogamos nos lo haga inmediatamente saber a: info@miuruguay.com y correo@miuruguay.tk



Con gusto y total privacidad lo suprimiremos a la brevedad.




Se ha producido un error en este gadget.

el número de uruguay que necesitas:

martes, 3 de noviembre de 2009

El Nacimiento de Pocitos

Arroyo de los Pocitos, aproximadamente en 1900

Desde donde la calle 26 de Marzo cruza hoy entre La Gaceta y Lorenzo Pérez, corría hacia el río de la Plata un arroyo primariamente denominado “de Silva”. Eran tiempos donde pajas y juncos crecían libremente y la arena formaba altas dunas que a veces cerraban con su barra la desembocadura.

Atraídas por las aguas limpias del arroyo, las lavanderas morenas excavando “pocitos” lavaban las ropas de sus amos residentes en la ciudad amurallada. El arroyo entonces se redenominó como “de los Pocitos". Seis colonos, Sasía, Bravo, Bagena, Pereira, Acosta y de León, se afincaron en las cercanías. Un gran baldío de 21 hectáreas que se encontraba a los fondos de los predios de estos colonos fue mensurado por el gobierno en el año 1833 y tasado en $ 6 la cuadra.

Al impulso de Rafael Pastoriza, accionista de la empresa tranviaria, el 1º de enero de 1879 se inauguraba el tranvía de caballos hasta Pocitos con la intención de configurar una estación balnearia. Desde Plaza Independencia circulaba por las hoy Mercedes, Eduardo Acevedo, Rivera. Allí un ramal principal por Rivera y Comercio llegaba a la unión, el nuevo proseguía por Pereira, Berro, Guayaquí, 26 de Marzo, y Martí hasta la costa.

Para la temporada siguiente, ya existía un hotelito de madera, que fue arrasado en el 1880 y tanto por un incendio. Se disponía de 64 casillas de playa.

En las primeras temporadas, según llamativos avisos de prensa, el tram-way a Los Pocitos, Buceo y Unión, tendría un servicio diario a partir de las 4.20 de la mañana (el huso horario de entonces hacía que a esa hora estuviese ya casi amaneciendo en verano), cada 7 minutos hasta las 9.30. Desde esa hora “y por no poder ir a la playa a los rayos del sol", paraban los servicios hasta las 3 de la tarde, en que con la misma frecuencia se reanudaban hasta las 8 de la noche. Y existían nocturnos, que salían del balneario a las 9, 9.20, 9.40 y el último a las 10.20 de la noche.

Desde el Centro salía el último coche que ya quedaba en el balneario para el día siguiente a las 9.40. La tarifa, con derecho al uso de casilla, era de dos reales. Hasta los 8 años se pagaba medio pasaje. Y rezaban los volantes: "los sirvientes de las casillas atenderán y cuidarán la ropa sin percibir suma alguna”. La duración total del viaje de Plaza Independencia a la playa, era de 28 minutos.

En invierno, los tranvías mantenían sus servicios distanciados a una hora, desde la salida a la puesta del sol, lo que permitió se fuese creando en Pocitos paulatinamente una población estable.

En 1881 el gobierno nacional dictó un decreto según el cual, atento a que la población que se había formado en el paraje de los "Pocitos" no había sido autorizada oficialmente y a la irregularidad de su amanzanamiento, se disponía su regularización, resolviéndose el deslinde y la rectificación de su amanzanamiento.

Cinco años mas tarde, el 5 de mayo de 1886, quedó oficialmente inaugurado el pueblo de "Nuestra Señora de los Pocitos".

El 19 de abril de 1898, se inauguró a la altura de la hoy 26 de Marzo (entonces calle Artigas) un puente de tres arcos, que pasó a unir Pocitos con barrios linderos (Mondiola y Costa Brava) y permitió transitar hacia el puerto del Buceo.

A su vez, al final de la calle Benito Blanco, pasando Pagola, un pequeño puente de madera, -conocido vulgarmente como “puente de la Rana” por el almacén “La Rana” ubicado en su cabecera del lado de Pocitos- permitía al caminante cruzar el arroyo.

Inauguración de la temporada de playas, en la terraza que se adentraba cien metros al mar
y que sucumbió en el temporal de 1923.

En la tarde del 1 de diciembre de 1906, una comitiva de nueve tranvías inauguró la primera línea de tranvía eléctrico de Montevideo, que uniría Aduana y Pocitos.

A Pocitos se llegaba a través de la calle Pereira (tranvía 37), pavimentada con empedrado de cuñas peligroso para las primeras cubiertas; posteriormente se completó la Avenida Brasil, con empedrado tradicional de bloques, por donde circuló el tranvía 31. Bulevar España fue la última de las vías principales de acceso concluidas.

Sobre 1910, aún no abierta la Rambla, muchas casas se apoyaban en la misma playa, sobre la continuación intermitente de la calle Vidal.

Hasta el verano de 1913 rigió rigurosa separación de sexos en las playas. Para la temporada de verano del año 14, desaparecieron los sectores.