Naturaleza, historia, leyendas y lugares de nuestra tierra.

........................

........................
Nuestro NORTE es tu SUR.
_

Gracias a tu contribución, podremos trabajar más para acercarte a Mi Uruguay

Búsqueda Temática

ATENCIÓN:


Mi Uruguay procura poner al alcance de sus lectores material de fomento y expansión de la historia e identidad cultural uruguaya.



Ante la era digital y el inmenso flujo que circula a través de internet, los artículos de sus trabajos se centran principalmente en la compilación desde fuentes eléctrónicas.



En el caso de los fragmentos de terceros que pudieren encontrarse, son de acceso previo a través de la WEB y se limitan a tramos menores de obras mayores, orientándose a la exposición y difusión de sus autores o canales de origen y a la promoción de sus totalidades mediante la cita de fuentes y/o mención de los sitios de donde el material fue recogido.



Nuestra guía es el respeto de sus derechos. Por tanto, si usted es propietario de cualquier segmento que haya sido incluído y desea sea retirado del sitio, rogamos nos lo haga inmediatamente saber a: info@miuruguay.com y correo@miuruguay.tk



Con gusto y total privacidad lo suprimiremos a la brevedad.




Se ha producido un error en este gadget.

el número de uruguay que necesitas:

sábado, 28 de noviembre de 2009

Grandes Inundaciones en Uruguay

La sala de máquinas anegada de la Represa de Rincón del Bonete vista desde el margen de Tacuarembó (abril de 1959) y el rescate en tren de material hasta último momento.

Las inundaciones son un fenómeno frecuente en Uruguay, un país de lluvias relativamente abundantes aunque irregulares y con ciclos intermedios de secas que se repiten de acuerdo a los ciclos de los fenómenos "El Niño" y "La Niña", de calentamiento y enfriamiento del océano Pacífico.

Las inundaciones de abril de 1959 han quedado en el recuerdo de la población como las más grandes y dañinas de la historia uruguaya. A partir del 27 de marzo (viernes santo) comenzó a llover en todo el país y no escampó en un mes entero. Esta inesperada situación desbordó literalmente previsiones y recursos, generándose una catástrofe nacional, la más crítica que registra la historia de nuestro país.

Padecida en todas partes, la exuberancia pluvial inundó poblaciones enteras, tiró abajo líneas telefónicas, alteró sustancialmente el sistema de transporte y creó muy serios problemas en el abastecimiento de energía eléctrica.

Particularmente muy grave fue la situación de la represa de Rincón del Bonete, pieza fundamental del sistema de generación eléctrica uruguayo, que fue sobrepasada por las aguas y quedó fuera de servicio. Por entonces se estaba construyendo (también en el Río Negro y aguas abajo de Rincón del Bonete) la Represa de Baygorria. Para no afectar las obras, en un principio, las autoridades de UTE, -que no contaban con previsiones meteorológicas como las actuales- restringieron la evacuación del lago artificial de Rincón del Bonete, de más de 1.000 km², que crecía a un ritmo alarmante, pese a la urgente apertura de las compuertas que hubiese correspondido para disminuir la presión y los riesgos.

Al no evacuar las aguas drásticamente desde un comienzo, se llegó a una situación insostenible; en la que para evitar que el desborde de la Central Hidroeléctrica anegara las turbinas generadoras de electricidad (y una eventual rotura del dique) se resolvió dinamitar un terraplén de contención de aguas. Se logró lo segundo, pero se fracasó en lo primero.

La sala de máquinas inundada de la Represa de Rincón del Bonete vista desde el Departamento de Durazno. Se puede incluso observar personal en medio de la incertidumbre del trabajo de rescate.

La medida implicó la evacuación urgente de todos los pobladores de la ciudad de Paso de los Toros (situada pocos kilómetros más abajo) y zonas vecinas, en total unas 10.000 personas.

El viernes 17 de abril tropas del ejército recorrieron la ciudad casa por casa intimando el abandono urgente por sus pobladores, que fueron concentrados en la estación del ferrocarril, llevando los enseres más elementales (una valija por persona). La población de Paso de los Toros fue evacuada hacia diversos puntos del sur del país, o bien hacia el norte, en un improvisado campamento en la estación Chamberlain, distante 16 km. Cinco mil personas emigraron a Montevideo y otras fueron alojadas en estancias de la zona.

Para proveer alimentos y otros enseres básicos se creó el Comité Nacional de Ayuda a los Damnificados, presidido por Óscar Gestido, y que se encargó de conseguir y distribuir ayuda proveniente de fuentes nacionales e internacionales. Hubo también un fuerte movimiento espontáneo de solidaridad.

El terraplén norte de la represa de Rincón del Bonete (continuación del muro de represamiento) fue volado con 456 kg de dinamita, aunque con esto no se pudo evitar el desborde del dique. Las aguas lo sobrepasaron e inundaron la sala de turbinas y generadores, lo que dejó sin energía eléctrica a buena parte del país.

El enorme caudal de agua que desbordó el dique y se vertió a través de la brecha abierta con explosivos dejó a las ciudad de Paso de los Toros y Mercedes parcialmente cubiertas por las aguas, aunque en el primero de los casos el colapso fue de magnitudes jamás antes previstas.

Esta versión uruguaya del Diluvio Universal comenzó a amainar hacia finales de abril, y recién el lunes 27 la represa comenzó a emerger de las aguas.

Fuera del área de la represa las inundaciones provocaron grandes daños, particularmente en ciudades del litoral como Salto, Paysandú y Fray Bentos.

Rivera sólo pudo mantenerse comunicada a través del ferrocarril.

A finales de abril la población de Paso de los Toros comenzó a emprender el regreso a sus casas, pero previa vacunación contra el tifus. El panorama era desolador: casas arruinadas, animales sueltos o muertos pudriéndose en las calles, muebles encima de los árboles y un olor repulsivo debido al desborde de los pozos negros.

Compilación desde Wikipedia.

3 comentarios:

Montevideo Mix dijo...

exelentes fotos hacia tiempo que no las veia , son de paso de los toros ahora vivo en montevideo y mi padre vivio la inundacion del 59. en la represa g.terra. un saludo podes pasar por http://montevideomix.blogspot.com

MADTIEMPO dijo...

El año 1959 no es considerado año Niño. Esto es importante para que entiendan que no siempre las lluvias abundantes o las grandes sequias tienen relacion con este evento!!.

Anónimo dijo...

E n Montevideo tambien hubo muchas evacuaciones,principalmente en la costa de los arroyos Miguelete y Pantanoso,habiéndose formado brigadas de rescate en coordinación con el cuerpo de bomberos.En muchos casos hubo que intervenir con la policia porque la gente no quería dejar su "vivienda"muy precaria.Un brigadista